La revista Empire dedica parte de sus páginas del número de julio a la serie de Los Anillos de Poder.

EL MUNDO ESTÁ CAMBIADO

Así lo dijo una vez un sabio elfo llamado Galadriel. Y tenía razón, porque con la llegada de El Señor de los Anillos: Los Anillos del Poder, el programa de televisión más grande de todos los tiempos, la Tierra Media está experimentando un reinicio radical. Desde nuevas tierras hasta nuevos peligros, sus creadores nos cuentan por qué debemos agarrarnos fuerte.

Dos héroes improbables. Muy lejos de la calmada comarca a la que llaman hogar. El destino de la Tierra Media en sus manos. Un peligroso viaje delante. “Realmente nos sentimos mucho como Frodo y Sam teniendo el Anillo Único”, ríe JD Payne, recordando el día que él y Patrick McKay – amigos de infancia de McLean, Virginia – recibieron las noticias de que se les encomendaba el nuevo capítulo en la más grande mitología fantástica que el mundo ha conocido. Como los heroicos hobbits de las epopeyas de JRR Tolkien, y luego de las aclamadas adaptaciones cinematográficas de Peter Jackson, ellos fueron sorprendentemente elegidos para esta aventura. “Había muchas personas que habían solicitado hacer la serie de Amazon, con unos currículums que, en papel, eran más adecuados para un desarrollo de esta magnitud”, admite McKay, respondiendo al Mûmakil en la habitación: que él y Payne contaran con solo unos pocos reconocimientos bajo su nombre, por reescrituras de películas como Star Trek Beyond o Jungle Cruise, implicaba que embarcarse en esta misión fuera relativamente incierto. Y como Frodo y Sam, estos productores ejecutivos y principales encargados de los guiones, iban a completar su aventura bajo una mirada más amenazadora que el Ojo de Sauron.

El Señor de los Anillos: Los Anillos de Poder ostenta el título de ser la serie de televisión más cara, más grande y esperada de todos los tiempos. Solamente la primera temporada, según los reportes, considerando la serie como un estandarte para su plataforma Prime Video, le cuesta a Amazon 250 millones de dólares por los derechos, y la alucinante cifra de 462 millones por crear la temporada (menos una gran deducción de impuestos). Por primera vez en pantalla, esta serie imagina nuevos personajes y eventos dentro de la Tierra Media, en lugar de sencillamente trasladar a la pantalla la prosa de Tolkien. En las primeras 24 horas después de debutar en línea, el teaser tráiler de la serie de televisión había sido visto más de 257 millones de veces, estableciendo un récord en la plataforma. Los niveles de intriga son más altos que el pico de Caradhras: esta es, después de todo, la serie de televisión que promete convertir la guerra de las plataformas de transmisión en línea de una pequeña escaramuza a una batalla campal al nivel del Abismo de Helm, reuniendo a los aficionados con el más famoso mundo de fantasía que existe. Por esa razón, Payne y McKay – quien, para que quede constancia, son bastante más altos que sus compatriotas hobbits en la analogía – se han sentido como Frodo y Sam. Tienen un gran peso sobre sus hombros y una gran oportunidad bajo sus pies.

Pero las similitudes entre la aventura de los hobbits al Monte del Destino y el camino a la creación de Los Anillos de Poder es donde la similitud con las películas de Jackson acaba. “No queríamos hacer la versión de TV de El Señor de los Anillos”, dice McKay. “Queríamos hacer una historia en la Tierra Media que merezca su propio espacio en la estantería, al lado de los libros y las películas”. Payne coincide: “Teníamos que asegurarnos que traíamos algo fresco y expandir el mapa. No estábamos interesados en una secuela o precuela o rehacer o la nostalgia. Tenía que mantenerse de pie por sí mismo y que se mantuviera y sintiera fiel – pero que tuviera entidad propia”.

Es más fácil decirlo que hacerlo. Los Anillos de Poder es una serie basada en las notas de los Apéndices que Tolkien dejó en El Retorno del Rey – trozos de historias pasadas, que el autor decidió no incluir en el texto final de sus libros porque habría ralentizado la historia y lectura de El Señor de los Anillos – y convertirlos en magia para la TV. No puede rehacer las historias de El Señor de los Anillos que ya hemos visto en la pantalla pero debe capturar la cálida marca de Tolkien y la emoción que Jackson plasmó tan bien. Si tiene éxito, en septiembre, Payne, McKay y su comunidad de cineastas darán un paso hacia la leyenda para siempre. Si fracasa, la Tierra Media – o al menos, las esperanzas de los fans que esperan una nueva fascinante entrega de espadas y magia nunca antes contada – caerá en la oscuridad. ¿Cómo, por la barba de Durin, puedes equilibrar todo eso mientras desarrollas la vuelta a la Tierra Media?

El truco, al parecer, no es regresar a la Tierra Media. Al menos no a la que conoces.

4222D4A0-5C45-4C4E-970C-7BBEFCBB8AA5

Image 1 De 134

 

PARA LOS QUE NO SABÉIS NI LO QUE ES UN ORCO, UNA LECCIÓN DE HISTORIA RÁPIDA.

Los eventos de El Señor de los Anillos son un granito del reloj de arena que simbolizaría la línea de tiempo de la Tierra-Media, nos cuenta Payne: “El Legendarium de Tolkien es este enorme tapiz que incluye más de 9000 años”. Al inicio estaba la Primera Edad: cientos de años de sangre y batallas entre los Elfos y Morgoth, el primer Señor Oscuro. La Tercera Edad es la era que se explora en El Señor de los Anillos y todos los eventos que ocurren en las películas de Peter Jackson. En medio está la Segunda Edad, un tiempo que “contiene algunas de las más alucinantes historias de la mitología de Tolkien”, Payne continúa. “Es la historia que los fans siempre han querido ver en carne y hueso, pero hasta ahora sólo ha sido contada en susurros”. Los Anillos de Poder recogen todos esos susurros y los convierte en un enérgico grito de guerra. Todo ocurre eones antes de las aventuras de Bilbo Bolsón, la serie basará sus cinco temporadas en explorar cómo Sauron resurgió, cómo la isla mítica de Númenor cayó – y cómo la forja de 19 anillos acabaría por cambiar el destino de la Tierra-Media.

“Es una época muy interesante” nos dice el director de Jurassic World: El Reino Caído, JA Bayona, quién ha dirigido los dos primeros episodios. “La Guerra ha acabado, pero la paz no se ha asentado. Hay personajes que tienen una intuición de que el mal no se ha acabado. Se enfrentan a mucho rechazo. A través de muchos y diferentes mundos, veremos personajes que tratan de asimilar el impacto de la guerra y sus sospechas de que hay más por venir”.

En el corazón de un inmenso y fantástico reparto está Galadriel, la etérea Señora del Bosque Dorado, representada por Cate Blanchett en las películas de Peter Jackson. Aquí es una ávida guerrera a la que no le importa pelear contra una bestia de nieve o dos e implicarse en la acción. “Fue como ir a una excursión de colegio. Hice de todo, nadar, ir a caballo, escalar…” comparte Morfydd Clark, la estrella galesa de la película británica de horror Saint Maud a la que interpreta. “Galadriel es legendaria. Cate Blanchett como Galadriel fue legendaria. Tolkien mismo es legendario” la joven de 33 años ríe. Esta versión de Galadriel “tiene mucho que aprender” dice. “Tuve que encontrar el equilibrio entre alguien que tiene parte del elemento de la eternidad pero que todavía no lo ha visto todo. No esperéis al mismo personaje que veis más adelante”.

Lo mismo podría ser dicho de los otros personajes que conocemos y salen en Los Anillos de Poder, tales como Elrond, medio-elfo, tal y como lo conocimos en la versión de Jackson; era un elfo sabio y algo cansado del mundo representado por Hugo Weaving. La versión más joven que conoceremos en Los Anillos de Poder, tiene unos 1000 años aproximadamente (un millenial propiamente dicho) es “mucho más acervado, y con intención de adentrarse a lo desconocido” dice el hombre que lo representa, Robert Aramayo.

También diferente es Gil-Galad, el último de los Altos Reyes de los Noldor en los últimos años, que no tiene muy claras las cosas en esta Segunda Edad. “¡Rey de los Elfos! ¿A qué mola?” aclama el actor de teatro Benjamin Walker, describiendo al largo reinante guerrero y político. “Durante la guerra, él surgió para la ocasión, y durante los tiempos de paz, él está luchando para mantener esa paz. Durante momentos eso implica usar a gente para su beneficio, pero – de la manera que nosotros querríamos que fueran los políticos de la vida real – él lucha por conseguir lo mejor de cada uno”.

Estos personajes favoritos atraviesan la Tierra-Media en Los Anillos de Poder, encontrando a otros personajes o eventos que han sido basados en notas de los Apéndices de Tolkien o creados completamente de cero. En este último apartado se incluye una tribu de Pelosos (Hartfoots en inglés), ancestros de los Hobbits. Son liderados por un hombre mayor llamado Sador, representado por Lenny Heary, y tienen a personajes de espíritu libre como Nori, representado por la actriz australiana Markella Kavenagh. “Ella es inquisitiva y resolutiva”, Kavenagh dice de su personaje, que nos insinúa que está dividida entre su dedicación a su familia y su hambre por descubrir el mundo para encontrar maneras de mejorar la vida de los Pelosos. “Ella suspira por aventura, y por eso a veces se convierte en una alborotadora para lo bueno y para lo malo”.

Mientras tanto, Lenny Henry «tiene que ser el Hobbit más alto de la historia», se ríe (su altura en la vida real es de 6’3″). “Somos una tribu nómada, nos movemos con el clima y la fertilidad de los cultivos. Tenemos grandes caravanas sobre ruedas de madera y somos muy buenos para escondernos, porque los humanos son mucho más grandes que nosotros y traen problemas”, dice, arrojando algo de luz sobre su comunidad de buen corazón. “Somos el hombrecito tradicional de Tolkien. Tradicionalmente, las personitas de este mundo brindan comedia, pero también llegan a ser increíblemente valientes. Nos verás recorrer toda la gama de emociones y acciones en esta aventura”.

La palabra “Harfoot” aparece exactamente siete veces en los textos de Tolkien. Entonces, ¿cómo idearon Payne y McKay todos los detalles necesarios para convertirlos en la fuerza impulsora de Los Anillos de Poder? «Fue como si Tolkien pusiera algunas estrellas en el cielo y nos permitiera distinguir las constelaciones», explica Payne, poéticamente. «En sus cartas [particularmente en una a su editor], Tolkien habló sobre querer dejar atrás una mitología que ‘dejaba espacio para otras mentes y manos, manejando las herramientas de la pintura, la música y el drama’. Estamos haciendo lo que Tolkien quería. Mientras sintiéramos que cada invento nuestro era fiel a su esencia, sabíamos que estábamos en el camino correcto”.

Además de personajes nuevos y personajes antiguos que se sienten nuevos, Los Anillos de Poder también cuenta con ubicaciones que nunca antes habíamos visto en iteraciones de pantalla de la Tierra Media. O al menos, nunca se han visto en esta forma. La serie lleva a los espectadores al reino enano de Moria, que años después será una mina abandonada, pero en esta Segunda Edad es el próspero hogar de otros dos personajes clave, el príncipe y la princesa enanos Durin IV y Disa, gobernantes del reino subterráneo de Khazad-dum. “Visualmente, no se parece a nada que hayamos visto antes”, promete Sophia Nomvete, quien interpreta a Disa. “Es bastante espectacular”.

«A diferencia de todo lo que hemos visto antes» es una frase recurrente cuando se habla con los involucrados en la serie, incluso en comparación con las películas de gran éxito de la década de 2000 que arrasó con 17 premios Oscar. Peter Jackson no ha participado y aún no ha conocido a los showrunners. “Cualquiera que se acerque a El señor de los anillos en la pantalla se equivocaría si no pensara en cuán maravillosamente acertó [Jackson] en gran parte”, dice McKay. “Pero somos admiradores desde lejos, eso es todo. Los Anillos de Poder no intenta competir con él”.

¿Un ejemplo de ello? La acción, que encontrará nuevas formas de emocionarse, se aleja de los ejércitos épicos de la trilogía de Jackson. «El asedio al Abismo de Helm es tan icónico y asombroso que fue como, ‘¿qué cosa diferente podemos hacer que todavía se sienta como en la Tierra Media, pero que sea única para esta historia?'», pregunta Payne. “La serie tiene mucha acción, más que cualquier programa de televisión o transmisión que hayamos visto. Cada episodio tiene escenarios, criaturas, batallas y peleas de nudillos blancos hasta la muerte”, agrega McKay. “Pero en lugar de tener 10 000 orcos luchando contra 10 000 hombres, ¿cómo es tener un orco en tu cara, en tu cocina? ¿Cómo es tratar de matar a un orco cuando nunca antes has matado a un orco?
No son solo otras repeticiones de la Tierra Media de las que Los Anillos de Poder busca separarse. Esta serie intenta superar todas las anteriores series de televisión. “Los Anillos de Poder no es televisión”, dice Bayona, tan serio como Aragorn cargando hacia la Puerta Negra. “Es algo nuevo lo que estamos creando aquí”.

¿CUÁNDO UNA SERIE DE TV NO ES UNA SERIE DE TV?

Cuando es una película de 50 horas. «Así es realmente como nos hemos acercado a Los Anillos de Poder«, dice McKay, explicando cómo, a diferencia de prácticamente otras series, que sobreviven de una temporada a otra en función de los resultados, Amazon ya ha encargado cinco temporadas, que el dúo ya ha planificado en su totalidad. “Incluso sabemos cuál será nuestra toma final del último episodio”, bromea Payne. “Los derechos que compró Amazon fueron para una serie de 50 horas. Sabían desde el principio que ese era el tamaño del lienzo: esta era una gran historia con un comienzo, un medio y un final claros. Hay cosas en la primera temporada que no dan resultado hasta la temporada 5”.

La atención al detalle prodigada en esta visión de la Tierra Media ciertamente parece que supera a la mayoría de las series. “Nos sumergimos en cuevas y nos paramos sobre glaciares para hacer Los Anillos de Poder”, dice el productor Ron Ames, quien ha trabajado en todo, desde Avatar hasta Avengers: Age Of Ultron, y acredita este espectáculo como quizás lo más grande que ha emprendido. Mientras filmaba la serie en Nueva Zelanda (se mudará al Reino Unido para la temporada 2), “queríamos que cada raza y cada parte de la Tierra Media fuera única y diferente de las demás, por lo que tuvimos que pensar en todas las referencias culturales de cada uno”, dice. “Me encanta el reino de los enanos, por ejemplo. ¿Cómo podrían construir una sociedad debajo de la tierra? ¿Cómo cultivarías su comida? ¿Cómo cambiarías el aire? ¿Cómo canalizarías el agua y por dónde se filtraría la luz?”. Para averiguarlo, el equipo creativo detrás del programa exploró cuevas en Nueva Zelanda. Para otra escena, que involucraba un enfrentamiento con un troll de nieve, se subieron a helicópteros para visitar una cascada congelada que les ayudaría a planificar la escena.

Los escenarios construidos a lo largo de los dos años de rodaje de la temporada 1 fueron enormes, ya que el programa buscaba apoyarse en los efectos prácticos en lugar de la magia informática. La sensación de poder caminar completamente por estos lugares realizados fue surrealista, dice Payne. “Al entrar en [el puerto élfico] Lindon por primera vez y conocer a todos estos personajes con sus disfraces completos, una y otra vez, tenías la sensación de ser transportado”. Mientras tanto, Morfydd Clark afirma que “no era consciente de lo limitada que es mi imaginación hasta que entré en el plató. Fue como, ‘¡Dios mío, tengo la imaginación de una bolsa de papel en comparación con esto!'»

Entonces, ¿eso es lo que te da el mayor presupuesto para una sola temporada de televisión? “Bueno…” se ríe Payne, sin confirmar ni desmentir las cifras reportadas. “Creemos que es importante mantener el presupuesto en contexto. Realmente, esta [temporada] es una película de ocho horas. Esta es la duración de tres películas de Marvel, realizadas en el programa de dos, por el presupuesto de una. Míralo en el contexto de lo que realmente se está produciendo y podrías decir que es una ganga”.

QUIZÁS EL PRESUPUESTO PARA LOS ANILLOS DE PODER TENÍA QUE SER ENORME.

Los tiempos de guerra, después de todo, exigen artillería reforzada. La serie competirá este otoño con otra serie de precuela de otra saga de fantasía, inspirada en su momento por la Tierra Media pero que ahora es un competidor: el spin-off de Juego de Tronos: La Casa del Dragón. En los ocho años que la creación de Tolkien ha permanecido inactiva desde ‘El hobbit: la batalla de los cinco ejércitos’, las historias de George R. R. Martin sobre Poniente han llevado al género de fantasía televisiva a un territorio más oscuro y sangriento. ¿Cambió algo en el enfoque de Payne y McKay de Los Anillos de Poder debido a ese paisaje alterado?

“Puedes mentalizarte para mantenerte al día con los Jones, pero uno de los mantras en esto era ‘volver al material de origen’. ¿Qué haría Tolkien? responde McKay. “Algunas de estas otras propiedades competidoras: tocan una octava realmente hermosa. Pero Tolkien estaba tocando cada nota en el piano. Tenía esa variedad de tonos. Está la extravagancia, la amistad y el humor por los que Harry Potter es tan querido, pero también hay sofisticación, política, historia, mitología y profundidad. Entonces, para nosotros, se trataba de profundizar en lo que somos, en lugar de preocuparnos por lo que hacen los demás”.

Hay oscuridad en Los Anillos de Poder, sin embargo, no se equivoquen. “Con Sauron estamos lidiando con uno de los mayores villanos que jamás se haya creado”, dice Payne. “Y una de las figuras centrales de la historia es el personaje de Celebrimbor [Charles Edwards]. Es un herrero élfico que fue manipulado para ayudar a crear los Anillos de poder. Estamos emocionados de traerlo a la Tierra Media. Es muy misterioso”.

El pesimismo está integrado en El Señor de los Anillos, cuyas primeras semillas nacieron cuando Tolkien estaba luchando en el Somme en la Primera Guerra Mundial. «Pero parte de lo que hace que estas historias sean tan especiales», dice McKay, «es su optimismo y vida». Payne asiente con la cabeza: “El señor de los anillos no bordea la oscuridad. Te lleva a los escalones de Cirith Ungol y la guarida de Ella-Laraña, donde los amigos se traicionan entre sí y los personajes son arrastrados a Mordor. Es una experiencia desgarradora por la que pasas. Pero al final, siempre hay una estrella en el cielo que dice: ‘Sigue adelante’. Queríamos encontrar ese espíritu en esta serie”.

Lenny Henry siente que el impacto de la serie podría ser profundo. Al crecer en West Midlands, muy cerca de donde creció Tolkien, amaba la fantasía pero se sentía alienado por la exclusión de las personas de color. El elenco más diverso de Los Anillos de Poder ofrece un curso correcto de bienvenida para el género, dice. “Si no puedes verlo, no puedes serlo. Finalmente, en esta serie, los niños verán a personas de color ocupando un espacio en el centro de una serie de fantasía. Somos muy visibles en este mundo y eso es muy emocionante”.

Morfydd Clark también tiene grandes aspiraciones. Leyó El Hobbit en sexto año en la escuela y recuerda la atracción transportadora de la Comarca y los colores vivos de la prosa de Tolkien. “Fue el primer libro para adultos que leí. Siendo galesa, me criaron con mitos y magia, así que me inspiró”, dice ella. Cuando la serie llegue a las pantallas este septiembre, espera que “un niño de 12 años se sienta como yo al leer El Hobbit por primera vez: inspirado y emocionado”, dice. “Quiero que las personas que lo vean quieran ser parte de nuestro mundo”.

Payne y McKay sonríen ante esa perspectiva. Al final, para eso están aquí: para presentarles a otros un mundo que ha sido una obsesión de casi toda la vida para cada uno de ellos (McKay descubrió los libros en séptimo grado, mientras que Payne quedó embelesado con el mundo después de ver las películas de Jackson) . “La presión nos volvería locos si no sintiéramos que hay una historia aquí que no proviene de nosotros. Viene de un lugar más grande”, dice McKay. “Vino de Tolkien y nosotros solo somos sus administradores. Confiamos profundamente en esas ideas, porque no son nuestras. Somos custodios, en el mejor de los casos”.

La pareja toma la analogía de Frodo y Sam para dar un último giro antes de partir, para explicar sus esperanzas para el futuro de su versión desafiantemente diferente de Tolkien. “En este momento, se siente como si estuviéramos subiendo la montaña. La pregunta ha sido: ¿qué pasa cuando llegamos a la cima?”. dice MacKay. “Ahora me doy cuenta de que ahí es donde comienza la verdadera aventura”.
Los Anillos de Poder nos lleva a una Tierra Media diferente, y así es como les gusta a sus creadores. Ahora, ¿dónde hemos visto esta historia antes? La respuesta es: no lo hemos hecho.

Esta noticia fue publicada en Los Anillos de Poder (1ª Temporada) y etiquetada con empire, Los Anillos de Poder, lotronprime, lotrrop, series de televisión. Anota el permalink.

InicioForosEMPIRE habla sobre Los Anillos de Poder

Viewing 1 post (of 1 total)
Viewing 1 post (of 1 total)

You must be logged in to reply to this topic.