El Señor de los Anillos de J.R.R. Tolkien, ilustrado por Alan Lee

El Señor de los Anillos‘ es una obra ambientada en la Tercera Edad de La Tierra Media, mundo inventado por J.R.R. Tolkien. Narra una gran aventura: el viaje emprendido por 9 compañeros para destruir un Anillo lleno de poder maléfico. Su argumento es complejo y se narra con la participación de varios protagonistas que se mueven en varios hilos narrativos. Es una obra coral en la que destacan unos pocos protagonistas (Frodo, Sam, Gandalf y Aragorn).

Se puede decir que el libro contiene dos historias que confluyen y se mezclan, la primera es la de los Hobbits, en la que veremos a estos pequeños (afables, amantes de la vida sencilla y tranquila) emprender un viaje peligroso que los cambiará para siempre. Y la segunda es la de Aragorn, el misterioso montaraz, heredero al más alto trono de los hombres.

Es un novela extensa en la que la aventura y la lucha del bien contra el mal, las descripciones de los paisajes y protagonistas, nos llevarán de la mano para que entremos y conozcamos un nuevo mundo.

 

Reseña

El 1 de Febrero de 1938, J.R.R. Tolkien le preguntó  a Allen&Unwin si Rayner Unwin, el hijo del editor y principal aval de la publicación de ‘El Hobbit‘ el año anterior, querría leer el primer capítulo de su continuación. El 4 de febrero le adjuntó una copia de “Una reunión muy esperada”

Anteriormente le había enviado material vario, como por ejemplo algo denominado “Quenta Silmarilion” entre otras cosas. Pero lo que las ventas de la navidad del 37 demostraron es que la gente quería saber más de los hobbits.  Nada de lo recibido en Allen& Unwin, excepto “Una reunión muy esperada” hablaba nada de hobbits.

Sin embargo, la editorial hubiera resultado muy contrariada de saber que aquella continuación habría de tardar 12 años en escribirse y completarse. Pero, por el contrario, y afortunadamente para ellos, aquello resultó cristalizar en algo más que una simple continuación.  La historia iba tomando giros imprevistos para su propio creador y fue tiñéndose de tintes más oscuros, en una sucesión asíncrona de entregas revisadas por C.S. Lewis y por su propio hijo Christopher, quienes desde un principio pregonaron que aquello superaba con creces en calidad y envergadura el relato publicado al que debía suceder. Tolkien estaba de acuerdo, y advertía a su editor a finales del 42 de que “es muy larga, por momentos más alarmante que ‘El Hobbit‘ y, de hecho, no tiene nada de ‘juvenil’ en absoluto”.

(La Batalla de Cuernavilla, según el artista canadiense John Howe)

El Señor de los Anillos‘ es la novela magna de J.R.R. Tolkien. Es una leyenda heróica y épica a caballo entre el cuento de hadas y la historia. Es una historia que habla del lugar que ocupan los actos imprevistos e imprevisibles de la voluntad y las virtuosas hazañas de los aparentemente pequeños, insignificantes, olvidados en el lugar de los Sabios y Grandes (tanto buenos como malvados). Es la evidencia  de que sin lo elevado y lo noble, lo simple y lo vulgar son por completo mezquinos; y sin lo simple y lo corriente, lo noble y lo heroico carecen por completo de significado, Es todo eso, y mucho más, es el respeto a la naturaleza y el medio ambiente, es una oda a la amistad, es la recompensa que espera al final del ejercicio de la cultura del esfuerzo, el querer por encima del poder, el temple de la voluntad y el valor de la persistencia en el objetivo por encima de la dificultad.

Como dice Gandalf, “no nos toca a nosotros decidir qué tiempo vivir, sólo podemos elegir qué hacer con el tiempo que se nos ha dado”

Sin duda emplear algo del tiempo que se nos ha dado en leer ‘El Señor de los Anillos‘ resultará ser una sabia decisión.

Esta noticia fue publicada en y etiquetada con , , . Anota el permalink.