Los problemas para la producción de El Hobbit parece que no se van a acabar nunca. Tolkien Estate y Harper Collins han demandado a Warner Bros y a Saul Zaentz por haberse excedido en el merchandaising de El Hobbit y haber violado el acuerdo original de 1969.

En The One Ring se hacen eco de lo publicado por el portal Deadline, que se hace eco de la demanda de 80 millones de dólares que el lunes presentaron Tolkien Estate y Harper Collins en un juzgado federal de Los Angeles contra Warner Bros y Middle-Earth Enterprises por el conflicto legal sobre máquinas tragaperras y otro merchandaising digital. La demanda, que podéis leer íntegramente aquí (aunque en inglés) consta de 26 páginas. “Las partes contratantes originales contemplaron una concesión limitada del derecho a vender productos de consumo del merchandaising habitual de esa época (como figuras, vajillas, productos de papelería, ropa y cosas similares). No se incluyó ninguna concesión de explotación tales como derechos digitales o electrónicos, los derechos en los medios de comunicación aún no se habían concebido u otros bienes intangibles como los derechos en servicios”, dice un extracto de la demanda. “No solo estos servicios de juego están fuera e los derechos concedidos, pero esta explotación del muy querido trabajo de Tolkien ha ofendido y afligido a los devotos admiradores de Tolkien, perjudicando el legado y la reputación de Tolkien”, han afirmado fuentes de Tolkien Estate a Deadline. “Los demandantes se han visto obligados para proteger su patrimonio literario y comercial y esperan que esta disputa pueda resolverse rápidamente”,

Esta noticia fue publicada en Noticias y etiquetada con , , , . Anota el permalink.

Comentarios

11 Responses to Tolkien Estate y Harper Collins demandan a Warner Bros

Los herederos de Tolkien queriendo seguir chupando de la teta del Maestro, que creen algo por ellos mismo en vez de seguir viviendo la vida loca con lo que hizo su antepasado, sabandijas…. Si Tolkien se levantara de la tumba lo mismo desheredaba a alguno, intuyo…

Ya, no os sentís ofendidos porque os tienen comprados.

Pues yo como adorador de Tolkien, me siento profundamente ofendido porque profanen la imagen de El Profesor con máquinas tragaperras, que fomentan lo más vil de esta sociedad enferma.

Espero que la parte contratante de la primera parte imponga su criterio a la parte contratante de la sengunda parte, para que la parte no contratante interesada en parte, pueda ver su parte contratante y disfrutar de ella mientras la parte contratante de la segunda parte, pierde su parte contratante de la segunda parte y la parte no contratante, pueda disfrutar de la obra inmaculada de la parte contratante de la primera parte.

Claro, ¿verdad?

Deja una respuesta