AICN ha publicado el cuarto artículo de Quint desde el rodaje en exteriores de las películas de El Hobbit dirigidas por Peter Jackson. En esta ocasión escribe desde los alrededores de Te Kuiti, donde se han filmado las escenas del Bosque de los Trolls.

Ya en su tercer artículo del rodaje de El Hobbit desde el decorado de Hobbiton, Quint nos informaba que la filmación en Matamata había llegado a su fin y que el equipo de producción se trasladaba a una nueva localización. Y ayer, en el artículo sobre el rodaje de las películas dirigidas por Peter Jackson desde el set de la casa de Beorn ya se podía leer que en las últimas tres semanas el equipo de producción había filmado en localizaciones como Hamilton, Ohakune, los acantilados cercanos a Te Kuiti, en Strath Taieri, cerca de Middlemarch, y en Paradise Trust (localización en la que ya sabemos se ubica el decorado de la casa de Beorn). Ahora, gracias al cuarto reportaje de Quint para Ain’t It Cool News ya sabemos qué escenas se han rodado en Te Kuitti: los exteriores del Bosque de los Trolls.

Como en las ocasiones anteriores, os dejamos con un resumen del extenso artículo de Quint (pinchad en las imágenes para verlas a mayor tamaño).

Os recordamos una vez más que la información que sigue a continuación contiene SPOILERS para aquellos que no hayan leído el libro.

Justo al salir de Hobbiton, el equipo de producción de El Hobbit se dirigió a los alrededores de un pequeño pueblo llamado Te Kuiti para rodar en Mangaotaki Rocks, un popular lugar de escalada en roca gracias a sus famosos acantilados. Como la nueva localización está en una zona remota, los centenares de miembros del reparto y el equipo de producción tuvieron que alojarse en hoteles y moteles de los pueblos cercanos, e incluso, en muchos casos, hubieron de alojarse en casas particulares.

La localización correspondía al Bosque de los Trolls, lugar en el que Bilbo y los Enanos se encuentran con los Trolls. Como se vio en el segundo videoblog, esa escena ya fue rodada en estudio, pero se necesitaban algunas tomas más en un bosque auténtico. Y también, el mismo lugar servía para otro decorado totalmente distinto, ya que allí también había lo que parecía ser una granja abandonada que el equipo de producción había construido a unos 70 pies del lindero del bosque para otra toma totalmente distinta (¿podría ser la misteriosa localización de la que ya os hablamos y que pensamos que podría ser la casa de Beorn o el hogar de Radagast en Rhosgobel?).

La primera de ellas correspondía al Bosque de los Trolls, en la que un Hobbit, un Mago y 13 Enanos se adentran en un hermoso bosque envuelto en la bruma para buscar el tesoro de los Trolls. La bruma en parte era natural y en parte fue creada por el equipo de efectos especiales, y en el ambiente también flotaba el polvo levantado por los muchos camiones de la producción al avanzar por caminos de tierra.

Allí estaba el doble de altura de Ian McKellen, ya que se trataba de un plano general, y mientras rodaban, el propio McKellen recitaba sus frases fuera de plano, y le daba a su doble algunas indicaciones de cómo reaccionar, como echar alguna mirada por encima del hombro a los Enanos. Una serie de detalles que daban a los otros actores de la escena una idea mucho más aproximada de cómo reaccionaría el auténtico Gandalf. Sin embargo, en otra toma, gracias a la pendiente del terreno y a algunos trucos de cámara, McKellen pudo rodar con los otros actores, ya que gracias a un efecto óptico no era necesario utilizar al doble de altura.

En la escena, Gandalf se limitaba básicamente a dar órdenes a los Enanos para que registraran la zona, aunque finalmente es Bilbo el que encuentra la cueva de los Trolls, un gigantesco decorado de piedra que se abre en un ángulo agudo sobre el suelo del bosque. Lo más curioso es que se trataba de un decorado natural, ya que a unos cien pies de distancia se construyó un set para la cueva de los Trolls, set que no convenció a Jackson, quien finalmente se decantó por el paraje natural para filmar la entrada a la cueva.

Y como era de esperar, el interior de la cueva era realmente asombroso. Allí había muchos baúles, espadas (incluida una rústica espada Rohirrim), y también huesos de las víctimas anteriores de los Trolls. Pero entre los tesoros y armas que los Trolls les habían quitado a los Enanos, Hombres, Orcos y Elfos a los que se habían comido, destacaba una pequeña hoja élfica, poco más grande que una daga para un hombre normal, pero que para un Hobbit tenía el tamaño justo. Así es, estamos hablando de Dardo. Quint menciona, que si no le falla la memoria, Jackson filmó la escena en la que Gandalf le entrega a Bilbo la espada de una forma muy similar a como rodó la escena en la que Bilbo le entrega a Frodo la hoja en La Comunidad del Anillo. Con el bello bosque a sus espaldas, ya que estaban en la entrada de la cueva, Martin Freeman recibe la espada a regañadientes, sacándola lentamente de su vaina.

Pero no es el único tesoro que la compañía halla en la cueva, ya que es aquí donde Thorin encuentra a Orcrist, una hoja élfica larga y plana. Incluso rodaron también una escena en la que Richard Armitage mueve la espada hacia abajo en un amplio arco, alcanzando a alguna cosa malvada que posteriormente será añadida digitalmente.

Sobre las armas de los Enanos, Quint dice que Kili usa arco y flechas, y que los demás tienen sus propias armas. Como Dwalin, que blande dos hachas, o Bifur, que emplea armas más punzantes, como algún tipo de lanza. También hay hachas simples, garrotes y porras, e incluso cucharones de concina, como en el caso de Bombur.

Pero como os decíamos, esta localización no sólo sirvió para filmar las escenas exteriores del Bosque de los Trolls. Y es que Ian McKellen y Sylester McCoy compartían una escena. O mejor dicho, Gandalf el Gris y Radagast el Pardo, que según Quint, es “un mago un poco chiflado que parece sentirse más a gusto con los animales, los insectos y la flora que con las personas”. Sin embargo, Quint se pregunta cuál va a ser el personaje roba-escenas de El Hobbit, ese personaje secundario que acabe consiguiendo el cariño del público y acabe casi por ‘eclipsar’ a los protagonistas. Y Quint se debate entre Bombur, al que describe como “entrañable y divertido”, y Radagast, que es un “San Francisco de Asís ridículamente simpático y distraído”.

Pero en la escena en sí, Radagast advierte a Gandalf de la sombra que se cierne sobre el bosque y que el grupo podría encaminarse hacia su ruina. Quint destaca algunas palabras de la conversación que mantienen los dos Istari: “Bosque Negro”, “telarañas”, “Ungoliant” y “Dol Guldur”. ¿Qué podrían significar? xD

Quint nos explica también que el equipo de producción consiguió salvarse de la lluvia en Hobbiton, pero que no tuvo tanta suerte esta vez. Aunque eso sí, la lluvia fue inconsistente, y por tanto había una gran humedad en la zona. Pero a pesar de todo, no hubo necesidad de trasladarse a la zona de rodaje cubierta contra la lluvia. ¿Que qué es eso? Quint nos lo explica.

“Cuando ruedas en localizaciones, especialmente en un lugar como Nueva Zelanda donde el tiempo es bastante impredecible y poco cooperativo, la producción tiene un Plan B en caso de que el mal tiempo obligue a parar el plan de rodaje del día. Normalmente, el rodaje se traslada al interior, y suelen ser momentos simples que fácilmente podrían ser hechos en escenario”. ¿Y qué tipo de momentos podrían ser así en El Hobbit? Pues algunas tomas en las que Gandalf y Bilbo son llevados por las Águilas, por ejemplo.

Quint también vuelve a hablar de la escena en la que intervienen los dos Istari. Cuando llega Radagast para hablar con Gandalf, los Enanos miran con desconfianza al recién llegado, y Bilbo se queda de una pieza al ver a un hombre tan raro como Radagast. Pero aquí viene una de las complejidades del rodaje de El Hobbit, el filmar con un grupo de personajes de razas de diferentes tamaños. Jackson quería rodar un plano general de la escena, y como los Istari son más altos que Bilbo y los Enanos, la toma necesitará ser retocada digitalmente. Y es que el rodar en 3D aún hace más difícil el conseguir los efectos ópticos que disimulaban las diferencias de tamaño y que ya pudimos ver en la trilogía de El Señor de los Anillos.

Quint, además de hablar más en profundidad sobre los aspectos técnicos del rodaje de este tipo de planos, se despide prometiéndonos que el siguiente reportaje lo tendremos más rápidamente, y que en esta ocasión será desde Mangaotaki, e involucrará más acción de los Enanos.

Esta noticia fue publicada en El Hobbit y etiquetada con , , , , , , , , , , , . Anota el permalink.

Deja una respuesta