Esta reseña ha sido redactada junto a nuestro compañero @aratir

Hemos comenzado una nueva aventura que nos está llevando por varios rincones de la Tierra Media de la Segunda Edad. En los episodios de arranque de la serie, conocimos a un amplio abanico de personajes que, con mayor o menor acierto, sentaros la base de la epopeya que nos han presentado los showrunners, J.D. Payne y Patrick McKay.

En esta tercera entrega (o segunda según se mire), seguimos los pasos de algunos de ellos. Por una parte, descubrimos que los designios de Ulmo ha conducido a Galadriel y a Halbrand al ‘País de la Estrella’ (como señala nuestra protagonista noldor), al reino isleño de Númenor. La buena noticia es que el reino de los descendientes de Elros luce espectacular. Ya lo intuíamos en los tráilers y reportajes sobre la serie en los meses previos. La mala noticia, al menos para Galadriel, es que en, este punto de la historia, no ven con buenos ojos a los elfos, a pesar de que en su momento eran considerados los amigos de los Eldar. Ya estamos en ese punto de la historia en que los Fieles a los Elfos, viven confinados en la costa occidental de Númenor. Se nos cuenta que Tar-Míriel es regente porque se apartó del trono a su padre, Tar-Palantir, por ser precisamente uno de los Fieles. Nos lo dice Pharazôn, que el rey desató una tormenta al volver a las viejas costumbres de venerar a los Valar. Por eso teme que vuelva a pasar al haber permitido entrar a Galadriel a su territorio. Sin embargo, en una de las escenas, vemos a Tar-Míriel probablemente reunirse con su padre.

Por otra parte, conocemos a Elendil, y sus hijos Isildur y Earien. Y respiramos con alivio cuando menciona a su tercer hijo, Anárion: no ha sido eliminado en la serie. Al parecer, Anárion está en la costa occidental, probablemente sea uno de los Fieles.

En cuánto a Halbrand, el episodio juega en la primera mitad del mismo con el hecho de qué él sea el propio Sauron, bajo uno de sus disfraces: su interés en la Forja, su referencia a que es el mejor herrero o su fuerza y habilidad al deshacerse de aquellos paisanos con los que había estado de cervezas anteriormente. Sin embargo, luego Galadriel le revela el descubrimiento que ha hecho: el amuleto que lleva al cuello le identifica como el rey perdido de las Tierras del Sur, los humanos que en la Primera Edad del Sol juraron un pacto de sangre con Morgoth. ¿Entonces es el propio Sauron? ¿Es un futuro Názgul? ¿O incluso el rey de los Muertos que traicionó al pueblo de Gondor? Las apuestas están servidas y las dudas también: ¿juegan los showrunners al despiste? ¿Estará bien hilada la revelación de la identidad de Sauron?

Hablando de descubrimientos y tras la agradable sorpresa de conocer a Elros mediante un tapiz, al fin sabemos qué significa el símbolo de Sauron del cuerpo de Finrod y del altar que encuentra Galadriel en las tierras del norte: representa la geografía de Mordor. Y se nos revela un plan: construir en ese lugar un reino para la oscuridad. Vamos a asistir sin duda al momento en que Sauron crea Barad-dûr, o eso esperamos.

Vista panorámica de Númenor

Llega el festival de los Pelosos la noche antes de la migración, La familia Brandipie está preocupada por la lesión de Largo, el cual reflexiona con su mujer, Caléndula, sobre cuando su anterior pareja falleció, y como pudo rehacer su vida con ella. Afirma que no se quedarán atrás. Mientras tanto Nori con ayuda de Poppy se infiltra en la tienda del viejo Sadoc para consultar su libro en búsqueda de las estrellas que el Extraño les mostró. Tras ser casi descubierta deja las notas y se une a su familia y el resto de su comunidad para escuchar las palabras de Sadoc.

Dicha escena comienza con una breve presentación que recuerda al principio del discurso que dio Bilbo Bolsón en su 111 cumpleaños, tras lo cual se rememora en un emotivo momento a todos los pelosos que quedaron atrás en la anterior migración. En esta escena descubrimos que la familia de Poppy murió tragicamente y que ella está sola en el mundo, al igual que se da a entender que los lobos acabaron con un familiar de Sadoc, posiblemente su hijo por su reacción.

Paralelo a esto el Extraño lee los papeles de Sadoc junto a una hoguera, su sola presencia nuevamente parece avivar las llamas cercanas. En un momento clave encuentra el dibujo de una constelación que parece ser lo que el anda buscando. Sin embargo, en un descuido la hoguera prende fuego el papel y en su intento de apagarlo acaba armando un enorme alboroto que asusta a todos y le hace ser descubierto. Solo atina a pronunciar el nombre de Nori cuando sucede, lo cual le vale una buena reprimenda y casi la expulsión de su familia de la comunidad.

Al día siguiente los Pelosos levantan el campamento pero la familia Brandipie se queda atrás debido a la lesión de Largo que le impide tirar de su carromato. Por suerte y sorpresa el Extraño sale del carromato y Nori los convence a todos de ayudarlo a cambio de la ayuda de él. Tras aceptar todos se ponen en marcha hacia, en teoría, el Bosque Verde.

Marcha de los pelosos

En las tierras del Sur todo se complica. Arondir despierta prisionero de los orcos y puede ver que los habitantes de las aldeas cercanas han sido esclavizados junto a sus compañeros de guardia, incluido el Guardián Mayor. Juntos los elfos intentar organizar un plan para poder escapar y advertir de la presencia orca, que parece estar dirigida por un sujeto llamado Adar. ¿Será Sauron con uno de sus múltiples nombres?

Los orcos, molestos por verlos cuchichear les exigen arrancar un enorme árbol que obstaculiza el túnel que están cavando, lo cual acaba con un engaño del jefe orco que acaba en la muerte del compañero de Arondir, que acaba accediendo a talar el árbol.

Posteriormente, en un descuido de los orcos se desata un combate entre ellos y los encadenados elfos, que logran usar sus cadenas y la luz del sol para dañar a sus captores mientras rompen sus ataduras. Los orcos sueltan un huargo, cuya apariencia ha levantado polémica y no menos memes entre los fans. Arondir se enfrenta a él y trata de encerrarlo en las raíces del árbol para que el Guardián Mayor pueda escapar. Sin embargo todo es en vano ya que Arondir, tras dar muerte al jefe orco y al huargo, solo alcanza a ver el terreno desolado y al Guardian Mayor abatido a flechazos ante sus ojos antes de ser nuevamente apresado.

Arondir es nuevamente atrapado por los orcos

Su destino estaba sellado pero un orco ordena llevarlo ante Adar. El último plano del capítulo muestra una figura de apariencia élfica a la que no podemos ver el rostro avanza entre los orcos, que le reciben con cánticos en su nombre e inclinándose ante él. Tendremos que esperar para conocer la identidad del misterioso Adar.

Esta noticia fue publicada en Los Anillos de Poder (1ª Temporada) y etiquetada con adar, Amazon Prime, arondir, elendil, halbrand, isildur, Los Anillos de Poder, Númenor, serie de televisión. Anota el permalink.

Deja una respuesta