¡Sauron se ha mostrado a sí mismo! Y los anillos élficos han sido forjados. Analizamos el octavo y último episodio de la serie de Amazon.

Por Feigronthar y Aratir

Tras una aventura de siete episodios, el primer viaje de ‘Los Anillos de Poder’ ha llegado a su fin. No solo sabemos al fin quién es Sauron sino que se nos da una pista definitiva de la identidad de El Extraño, también conocido como el hombre del meteorito.

Durante toda la temporada, los guionistas han estado jugando con la identidad del grandote y misterioso acompañante de los pelosos. No obstante era uno de los posibles candidatos a ser Sauron. Y en este episodio han vuelto a jugar con ello. Los místicos (hombres y mujeres que han aprendido a usar hechizos del Poder Oscuro) creen que es el desaparecido lugarteniente de Morgoth. Lo fuerzan a alzarse como el Señor Oscuro y lo quieren llevar a Rhûn para que aprenda de nuevo a usar sus poderes. Pero el Extraño es buena persona, es “el otro, el Istar”, como dice una del trío. El Mago consigue vencerlas aunque previamente el encuentro con los místicos le ha costado la vida a Sadoc. Nuestro hombre meteorito ya sabe el lugar dónde están esas estrellas que busca desde el inicio: Rhûn. Y allí le acompañará Nori. ¿Y quién es este Istar? No se nos dice nombre pero la serie nos da una pista que apunta a Gandalf: “En caso de duda, Elanor Brandipie, sigue siempre tu olfato». Palabras similares que le dice nuestro mago gris a Merry en ‘La Comunidad del Anillo’. Ya sabemos que Gandalf no viene a la Tierra Media hasta la Tercera Edad, pero sobre la cronología han hecho tantos cambios en ese sentido que todo es posible.

El Extraño es bueno

La trama de Númenor aparece levemente y, por ello, la resumiremos antes de entrar en materia con Eregion. El rey Tar-Palantir está agonizando y Pharazôn encarga a varios jóvenes númenóreanos hacer propuestas para retratar al rey en piedra, haciéndolo así «inmortal». Una de las elegidas es Eärien, que se encuentra con una desagradable situación en la que el rey, en su demencia, la confunde con Míriel y la advierte del peligro que se cierne sobre la isla si no se regresa a las viejas costumbres. La joven accede gracias al viejo monarca a la sala que alberga la palantir que mostró a Galadriel y Míriel el hundimiento de Númenor. ¿Llegará a verlo la muchacha? Mientras tanto Míriel y Elendil mantienen una conversación sobre el dolor que han sufrido en este viaje y la lealtad que Elendil tuvo a Galadriel como miembro de los fieles. Sin embargo su llegada a Númenor les aguarda una terrible sorpresa. Tar-Palantir ha fallecido y toda Armenelos está de luto. Podemos ver como Pharazôn contempla pensativo el cuerpo sin vida de su tío, pues Pharazôn parece que no quiere conformarse con una inmortalidad de piedra… ¿Cuál será el destino de Númenor con su futura reina ciega?

La muerte de Tar-Palantir perturba a Pharazôn, haciéndole reflexionar…

Sin duda el meollo del capítulo se desarrolla nuevamente alrededor de Galadriel. Su llegada con el herido Halbrand a Eregion llega en un momento crítico para los elfos, pues los enanos no cederán su mithril y nada puede frenar su declive. Mientras se dispensan cuidados al sureño, que aprovecha su convalecencia para llegar al taller de Celebrimbor, con el que hace de inmediato muy buenas migas compartiendo consejillos de herrería.

En una reunión posterior, el herrero elfo propone a Gil-Galad forjar una corona con el mithril del que disponen pero el alto rey opina que se ha acabado el tiempo, pues su declive se ha acelerado con el surgimiento de Mordor. Mientras el rey tira la toalla, Elrond y Celebrimbor deciden intentarlo pese a la negativa del rey, sin embargo Galadriel comienza a sospechar de la relación de Halbrand y Celebrimbor debido a algunos comentarios de este último que Galadriel relaciona con palabras que Adar pronunció antes que él. La elfa decide investigar a escondidas el linaje de los reyes del sur. Los espectadores también comenzamos a sospechar cuando vemos que Celebrimbor parece «encadenado por la sombra» en uno de los planos de dicha reunión

¿Está siendo Celebrimbor siendo atado por la oscuridad?

Los intentos de Celebrimbor por forjar el mithril en una aleación son todos infructuosos, aunque podemos dar gracias de que no ha volado la ciudad entera en el proceso. Halbrand continua aconsejando al elfo en datos demasiado clave del proceso para que parezcan una simple casualidad. Es entonces cuando Galadriel tiene acceso a los documentos que demuestran que no existen reyes en el sur, pues el linaje se interrumpió hace siglos. Tras saber esto Halbrand llega entusiasmado al haber dado con la clave, sin embargo no forjarán una corona, si no dos anillos. Galadriel le confronta buscando la verdad, sin embargo Halbrand no le mintió en ningún momento… pues ¡Sauron tiene muchos nombres y Halbrand solo era uno de ellos!

¡Galadriel al fin ha encontrado a Sauron!

Tras intentar matarle con la daga de Finrod, Galadriel tiene que superar el enorme poder de manipulación y corrupción del señor oscuro, que en un tremendo ataque psicológico hace enfrentarse a la elfa verbalmente a su propio hermano y al pasado que compartió con Halbrand. Sauron le revela que solo buscaba un poder para sanar la Tierra Media, y para ello necesita que los elfos forjen los anillos. Del mismo modo que considera que ella debe sentarse a su lado como gobernantes del mundo para que el mismo no perezca en la oscuridad. Una escena llena de referencias como cuando Galadriel fue tentada por Frodo al ofrecerle el Anillo Único. Galadriel en un gran esfuerzo es capaz no solo de rechazar la falsa ilusión de su hermano, si no que es capaz de resistirse a las manipulaciones disfrazadas de amor y ambición de Halbrand, en la balsa donde se conocieron. Sin embargo Sauron sabe que los elfos sospecharán de ella al haberle ayudado y salvado la vida, Galadriel asegura que ella misma acabará matándole en una tensa escena entre ellos en la que la elfa acaba en el fondo del mar, al igual que en el pasado.

Pero esta vez todo era una ilusión. Elrond llega y rescata a Galadriel que había caído durante la ensoñación en las aguas del rio Glanduil. Ella, cegada por la desconfianza tras lo que ha averiguado casi apuñala a Elrond y, tras cerciorarse de que es él, corre al taller de Celebrimbor antes de que sea tarde. El herrero y Elrond la interrogan sobre que ha pasado ya que Halbrand se ha marchado sin decir nada. Ella, negándose a hablar, les pide que confien en ella y no forjen dos anillos, si no tres. Ya que «Uno siempre corrompera, dos dividirán, pero con tres hay equilibrio«. Celebrimbor sin embargo necesita oro y plata de Valinor ya que solo los metales mas puros permitirán que la aleación tenga éxito. Solo hay una fuente posible de ambos minerales, la daga de Finrod. Galadriel comprende que «La verdadera creacción requiere sacrificio»

Comienza la forja de los Anillos de Poder

En un simbólico acto, renuncia al arma y única pertenencia que tiene de su hermano. Los metales son fundidos y podemos contemplar el proceso de fundición (en el cual podemos ver una leve referencia al ojo de Sauron) y toda la fabricación de los tres anillos élficos: Vilya, Narya y Nenya. Elrond al mismo tiempo inquieto encuentra en las aguas del Glanduil, donde encontró a Galadriel, el árbol genealógico de los reyes del sur. Al leerlo parece comprender lo que ha pasado y la verdadera identidad de Halbrand

 

Cerramos la temporada con la llegada de Sauron sonriente a Mordor, contemplando a lo lejos el Monte del Destino, que se refleja con malicia en sus ojos. No cabe duda que tiene cuentas que saldar con Adar, y que ese solo es el principio de sus planes en el país de la sombra. Los créditos introducen una maravillosa interpretación musical compuesta por Bear McReary y cantada por Fiona Apple llamada «Where the shadows lie». Siendo esta canción una interpretación del «poema o verso del anillo» que reza así:

Sauron ha llegado a Mordor

Tres Anillos para los Reyes Elfos bajo el cielo,
Siete para los Señores Enanos en palacios de piedra,
Nueve para los Hombres Mortales condenados a morir,
Uno para el Señor Oscuro, sobre el trono oscuro
en la Tierra de Mordor donde se extienden las Sombras.
Un Anillo para gobernarlos a todos. Un Anillo para encontrarlos,
un Anillo para atraerlos a todos y atarlos en las tinieblas
en la Tierra de Mordor donde se extienden las Sombras.

Esta noticia fue publicada en Los Anillos de Poder (1ª Temporada) y etiquetada con analisis, Los Anillos de Poder, lotronprime, Prime video, serie de televisión. Anota el permalink.

Deja una respuesta