Ya se han estrenado cuatro de los ocho capítulos que componen la primera temporada de la serie Los Anillos de Poder. En este artículo analizamos lo que llevamos visto y especulamos con lo que queda por ver. Las opiniones vertidas aquí son personales y no tienen por qué representar a EAU.

Lo primero, decir que a mí la serie me está gustando. No es que me encante, pero de valoración le pondría un 7/10. Obviamente, en este artículo hay spoilers de lo ya emitido, pero también es probable que haya spoilers de cosas que no se han visto (si soy bueno con mis predicciones) Si no estás en absoluto de acuerdo con una cosa y otra, entenderé que dejes este artículo justo aquí.

Vaya, sigues leyéndome. Gracias. Vamos al lío. Empezamos con los antecedentes, o sea, lo que vino antes del estreno de la serie. Fue en 2017 cuando se compraron los derechos televisivos de la obra y, ya entonces, se anunció como la serie más cara de la historia, con el propio Jeff Bezos (CEO de Amazon) involucrado en las negociaciones. En el 2018 anunciaron los primeros responsables del proyecto, unos desconocidos J.D. Payne y Patrick McKay, además de J.A. Bayona. Al año siguiente, salió una curiosa noticia en diversos medios “Se buscan personas feas para hacer de orcos”, algo anecdótico, pero donde subyacía algo más y de vital importancia, los orcos de la serie serían actores con prótesis y maquillaje, alejándose de esa aberración que hizo Peter Jackson en El Hobbit y los orcos generados por ordenador. También por entonces se confirmaba que la serie se grabaría en Nueva Zelanda.

El rodaje debía comenzar en 2020, poco antes había aparecido en las redes sociales oficiales un mapa de la Tierra Media y Númenor, que suponía tanto el primer anuncio como la confirmación sobre la serie ambientada en la Segunda Edad del Sol. Con todo listo para empezar, el confinamiento causado por la pandemia de CoViD-19 retrasó el inicio casi un año. En verano de 2021 se anunció el reparto, confirmándose también que sería multiétnico, algo que sigue escociendo a determinadas personas. Para entonces apareció la primera imagen promocional, un bello paisaje en el que se apreciaban al fondo los dos árboles de Valinor y una persona a quien costó identificar, y la fecha de estreno, 2 de septiembre, coincidiendo con el aniversario del fallecimiento de JRR Tolkien.

Habría que esperar a enero de 2022 para conocer el título de la serie, Los Anillos de Poder, que se mostró en un magnífico vídeo en el cual las letras eran forjadas. En febrero, apareció una serie de veintitrés pósteres con los personajes principales a los que únicamente se les veía las manos sobre el pecho sujetando algún objeto. También las entrevistas iniciales nos daban el primer mazazo a los fans (aparte del color de la piel de algunos actores, qué cuesta arriba se les va a hacer el siglo XXI a algunos) resultaba que los derechos comprados por Amazon eran sólo los de El Hobbit y El Señor de los Anillos. La serie, basada en la Segunda Edad, podía usar casi exclusivamente los Apéndices de ESdlA. Pudimos ver por primera vez imágenes reales de la serie, donde destacaban, por la cantidad de comentarios recibidos, una Galadriel con espada y una princesa enana negra (perdón por insistir en el tema) y sin barba. En la Super Bowl apareció el primer teaser tráiler. Personalmente, tras estar pendiente delante del portátil hasta las 3 de la mañana, me defraudó, pareciéndome mucho más interesante el de Doctor Strange y el Multiverso de la Locura, que estrenaron en el mismo evento. Aunque he de reconocer que los paisajes mostrados eran de una belleza excelsa, Númenor, una cascada helada y Lindon, entre otros.

Casi sin información desde febrero hasta julio, cuando empezaron a salir tráileres y vídeos promocionales por doquier. A ritmo de uno por semana prácticamente. Y así, llegamos al 2 de septiembre y a la serie en sí. Llevo cinco párrafos y es únicamente la introducción, mother mine… espero no resultar pesado de más.

Ese primer día se estrenaron dos episodios. Entre las declaraciones en entrevistas y demás, se dijo que “eran como una película” lo que hizo que muchos se ilusionaran con dos capítulos de introducción, contando lo principal de la Edad de los Árboles y la Primera Edad del Sol, pero conforme más información aparecía, esa esperanza se fue diluyendo. Aun así, decidí esperar y verlos en su horario de estreno, entre las 3:00 y las 5:15 de la madrugada. La serie sí que se iniciaba con un prólogo, vimos a Galadriel de niña (Amelie Child Villiers) en Valinor haciendo origami y siendo molestada por otros niños. He llegado a leer comentarios de “es que unos niños elfos no le harían bullying jamás a otra de su raza” a lo que no puedo responder sino “claro, ellos son más de matarte si no les prestas un barco”. A continuación, Finrod (Will Fletcher) consolaba a su hermana, en un diálogo que bien podría haber dicho Galdalf a Frodo, ahí fue cuando decidí “OK, no es muy Tolkien, pero al mismo tiempo sí lo es”. El prólogo continuaba a toda velocidad a partir de ahí: Los dos árboles, la silueta de Morgoth, los árboles marchitándose (sin Ungoliant a la vista), el juramento de Fëanor, la matanza de Alqualondë, el viaje en barco a la Tierra Media (sin división, travesía por Helcaraxë ni nada), una escena de batalla con Finrod (que mezcla elementos de la Batalla de las Lágrimas Innumerables o la Guerra de la Ira) la silueta de Sauron, igualita a la de las películas de PJ, Galadriel (Morfydd Clark) amontonando cascos de los caídos y luego velando a su hermano, de sus palabras y de la herida de garras que presenta en el brazo se deduce que sobrevivió a la batalla y murió contra un licántropo. Aparece por primera vez el símbolo de Sauron, que no es todavía un ojo de fuego, y ella se ve que ha jugado a rol y saquea el cadáver de Finrod, quedándose con su daga.

(aviso que, a partir de este punto, empezaré a hablar más de las distintas tramas y menos del orden cronológico)

Galadriel es la comandante de un grupo de elfos que buscan pistas de Sauron cerca de Angband, según deja entender llevan haciéndolo varios cientos de años. Es una escena que prácticamente conocíamos en su totalidad por los distintos avances. Escalan una pared helada, ella usando la daga de su hermano como piolet. Llegan a una cueva donde encuentran el símbolo de Sauron y un troll de las nieves los ataca, siendo la elfa quien lo derrota a solas. El grupo de elfos, en contra de la opinión de la líder, manifiesta estar cansado de la misión, a pesar del tiempo que llevan y que acaban de encontrar una pista sólida.

Y llegamos a los pelosos (o proto-hobbits, como algunos insisten en llamarlos) Había quejas entre los “puristas” por la aparición de esta raza, ya que no hay registros de ellos antes de la Tercera Edad. Sin embargo, Tolkien dijo que se engloban dentro de los humanos, por tanto, es de suponer que despertaron junto a ellos en los albores de la Primera Edad. Recordemos que la gran mayoría del legendarium está contado desde el punto de vista de los elfos. No es hasta que llegan historias contadas por los hobbits que éstos aparecen. Estos pelosos son nómadas y tienen una cuidada técnica para esconderse de la vista de los demás. Lo que incluye no alejarse del grupo, algo que Nori Brandyfoot (Markella Kavenagh) se empeña en hacer, a pesar de su sensata amiga Poppy Proudfellow (Megan Richards) y sus padres, Largo (Dylan Smith) y Marigold (Sara Zwangobani) En una de sus excursiones, un huargo la observa en lontananza.

En las tierras del sur, los humanos viven continuamente vigilados por los elfos, entre los que destaca Arondir (Ismael Cruz-Córdova) ya que traicionaron a los pueblos libres, uniéndose a Morgoth en la guerra hace miles de años. Lógicamente, esto es algo que los humanos no ven con buenos ojos, a pesar de algunas excepciones, como Bronwyn (Nazanin Boniadi) quien tiene un romance con Arondir, aunque lo más que se les ve hacer en cuatro capítulos es cogerse de las manos, ni un beso ni nada. El caso es que su hijo, Theo (Tyroe Muhafidin) es uno de quienes se muestran en contra de la vigilancia élfica y de esa “amistad” que tiene su madre con uno de ellos.

Galadriel llega a Lindon, donde conversa con Elrond (Robert Aramayo) sobre sus avances en la búsqueda del Enemigo y él le pide que desista. Los miembros del comando Galadriel reciben una corona de hojas doradas de parte de Gil-Galad (Benjamin Walker) quien también les insta a abandonar, no ya su misión, sino la Tierra Media para poner rumbo a las Tierras Imperecederas. Lo que incluye a Galadriel, cuyo regreso debería estar vetado a causa de su participación en Alqualondë. El caso es que la montan en el barco y no le dejan despedirse de Celeborn ni nada. Recorren el Belegaer de pie en un barco y vestidos con armaduras de placas. Llegando a Valinor, una especie de sacerdotisas con un velo cubriéndoles el rostro, les quitan las armaduras y se ponen a cantar. En ese momento, Galadriel ve la daga de su hermano en la cubierta y recuerda sus palabras, por lo que decide saltar por la borda y nadar el océano de vuelta a la Tierra Media.

A todo esto, un meteorito recorre el cielo e impacta contra el suelo no muy lejos de donde se encuentra Nori, quien como suele ser costumbre, se alejó de los límites de su comunidad. Al acercarse, descubre en el cráter en llamas a El Extraño (Daniel Weyman) y cerramos con ese cliffhanger el primer capítulo.

Gil-Galad presenta a Elrond y a Celebrimbor (Charles Edwards) y le pide que lo acompañe a Erebor. Allí, éste le cuenta lo buen orfebre que es y que conserva el martillo de Fëanor. También, explica que necesita ayuda para seguir creando objetos, además de una torre. Como resulta que Elrond es amigo del príncipe enano, se ofrece a ir de emisario a Khazad-Dum, ya que estaban cerca. Tan cerca, que llegan los dos caminando. El problema es que no les permiten la entrada hasta que Elrond dice que participará en el Sigin-Tarâg (que significa Barbiluengos, una de las siete casas de enanos) y le dejan entrar, pero Celebrimbor tiene que dar media vuelta.

Los elfos del sur han acabado su guardia por orden de Gil-Galad, así que Arondir va a despedirse de Bronwyn. Pero encuentran a un señor con una vaca que viene del este, resulta que da una especie de petróleo en vez de leche, por lo que el elfo y la humana deciden ir al pueblo de al lado a investigar. Mientras, Theo se cuela en la propiedad del tabernero y, entre unas tablas del suelo, encuentra una espada negra quebrada y que tiene el símbolo de Sauron y parece alimentarse de sangre.

Nori ayuda a El Extraño a salir del cráter y le pone una tela gruesa grisácea, ya que el buen hombre estaba en bolas. Ella y Poppy (a regañadientes) lo visitan y llevan comida, una de esas veces, ven que ha dibujado lo que parece una constelación (aunque también se parece a la runa de Gandalf, pero al revés) en el tronco de un árbol. También habla con unas luciérnagas que terminan en combustión espontánea. Se ve que El Extraño tiene una magia que no acaba de controlar. En ese tiempo, en la aldea de los pelosos, mientras están montando unas carpas, le cae un tronco a Largo, partiéndole el tobillo.

Al fin vemos el interior de Khazad-Dum, una maravilla mayor que cuanto habíamos visto hasta este momento en la serie. Eso del Sigin-Tarâg en realidad es una competición de resistencia rompiendo piedras, parece que los enanos tienen ascendencia vasca. Quien gane, podrá hacer una petición, mientras el perdedor será expulsado del reino. El caso es que Elrond acaba perdiendo contra Durin IV (Owain Arthur), pero no lo expulsan. Al contrario, conoce a la esposa del príncipe, Disa (Sophia Nomvete) y a sus hijos, uno de ellos con un casco clavadito al de Turin Turambar, ella insiste en dar de cenar al invitado. Resulta que Durin está cabreado con Elrond porque eran amigos, pero llevan veinte años sin verse, ni siquiera fue a su boda. Elrond le recuerda que, al ser un elfo inmortal, veinte años no es nada, así que tan amigos. Y luego le enseña el árbol blanco que crece en su jardín subterráneo particular. Después de separarse, el rey Durin III (Peter Mullan) le recuerda a su hijo que nada de hablar del mithril con extranjeros.

Arondir y Bronwyn llegan al pueblo de al lado para descubrir que ha sido arrasado. Descubren también una red de túneles que decide explorar el elfo a solas, mientras la mujer vuelve a su casa. Resulta que uno de esos túneles llega justo hasta ahí. Madre e hijo se esconden, pero son descubiertos por el orco al que finalmente derrotan. Ella le corta la cabeza (fuera de cámara) y la lleva a la taberna para avisar de que están en peligro. Arondir se pierde entre los túneles y es atrapado.

Galadriel sigue nadando y encuentra una balsa ¿cuántas probabilidades habría para ello? subiendo a bordo. Allí descubren que es una elfa y se mosquean, pero son atacados por una gran bestia marina que destroza la balsa, lo que hace que Galadriel se eche de nuevo a nadar. Así llega hasta Halbrand (Charlie Vickers) quien ha sobrevivido al ataque alejándose de sus “compañeros” con un trozo de esa balsa. Él le pregunta qué hace en medio del océano y ella contesta que qué es ese colgante que lleva y qué tiene grabado, pero ninguno responde al otro. Un barco los encuentra y ¡cliffhanger!

Arondir está encadenado junto a otros muchos humanos y sus compañeros elfos por unos orcos que prefieren estar a la sombra y poniendo pegas mientras otros se parten el lomo cavando zanjas. Orcos españoles o jubilados, por lo que parece.

Era un barco númenoreano el que rescató a Galadriel y Halbrand, capitaneado por Elendil (Lloyd Owen) y llevará a los dos náufragos a la isla de Númenor, donde están los que son, para mi gusto, los mejores escenarios de la serie con diferencia. Son recibidos por la reina regente Míriel (Cynthia Addai-Robinson) y por su consejero, Pharazon (Trystan Gravelle). Ella se presenta como “Galadriel, de la Casa dorada de Finarfin” pero no parecen reconocerla y se muestran más que desconfiados ante la presencia de una elfa en su isla. Aun así, ella exige que le den un barco para llegar a la Tierra Media, deciden confinarla un tiempo en la ciudad.

Intentando ayudar a su nuevo amigo, Nori busca entre los papeles del sabio Sadoc Burrows (Lenny Henry) indicios sobre la constelación que dibujó. Como dato, yo veo la serie en versión original y, en esa escena Poppy ayuda a su amiga al tiempo que distrae a Sadoc, haciendo hincapié en las palabras “left” y “right”, algo que en la versión doblada al español ha resultado imposible trasladar.

Conocemos a Isildur (Maxim Baldry) un aprendiz de marinero que oye voces, y a Eärien (Ema Horvath) aprendiz de arquitecta, hijos de Elendil. También nos dicen que hay otro hijo, un tal Anárion. Por su parte, Halbrand quiere trabajar en una fragua, pero le dicen que, si no pertenece al gremio de herreros, nada. Así que no se le ocurre otra cosa que robar una insignia del gremio. Lo pillan e intentan darle una paliza gitana, pero es él quien les da una paliza a sus cuatro atacantes. Elendil habla en quenya y acompaña a Galadriel hasta una torre donde le cuenta que no todos están contra los elfos. Allí descubre que el colgante que lleva Halbrand es el símbolo de la casa real que gobernaba las Tierras del Sur. Fijándose en un mapa, descubre que las Tierras del Sur coincide con el símbolo de Sauron al ponerlo en horizontal (una teoría que predijeron los fans mucho tiempo antes) Enterándose así de que Sauron pretende conquistar esa nación y refundarla como Mordor (spoiler: lo consigue)

Los pelosos están en la última celebración antes de emigrar, donde cantan que no dejan a nadie atrás y recuerdan a los caídos, destaca el hecho de que nombran a toda la familia Proudfellow. Hasta ahí llega El Extraño, quien prende fuego al papel de astronomía y es descubierto por la comunidad. Sadoc decide castigar a la familia Brandyfoot por ocultar eso a caminar los últimos, dejando así al del tobillo roto atrás.

Los orcos ordenan talar un árbol milenario, pero los elfos se niegan. En contrapartida, les ofrecen agua y le rajan el cuello a uno de ellos. Arondir aparece como voluntario para talarlo, pero lo que hace es cargarse el tenderete, haciendo que el sol les dé de lleno a los orcos, quienes retroceden. Liberan entonces a un huargo bizco al cual Arondir logra encerrar entre las raíces del árbol. Con toda la confusión, el elfo restante parece que logra escapar, pero lo fríen a flechazos en cuanto sale de la zanja. Capturan de nuevo a Arondir a quien amenazan con presentarlo ante Adar, quien justo en ese momento aparece por el fondo y ¡cliffhanger!

Míriel sueña con una ola gigante que destruirá la isla de Númenor, algo que no ha de suceder esta temporada.

En Khazad-Dum tienen minas detrás de puertas ocultas, donde un derrumbe pilla a varios enanos. Un grupo de enanos y enanas, encabezado por la princesa, canta una plegaria a las rocas. Elrond le pregunta a Disa sobre lo ocurrido y ella le miente descaradamente.

Galadriel va a ver a Míriel para decir que ella no tiene por qué hablar con simples humanos, pero que, de hacerlo, lo hará con su padre, Tar-Palantir, quien vive recluido. En respuesta, queda arrestada, pero así aprovecha para hablar con Halbrand, quien también está en prisión. Allí le dice que sabe que es de la familia real y que tiene que volver a su tierra, pero él dice que prefiere vivir en la Isla Estrellada pacíficamente. Llega Pharazon y, con unos movimientos entre prestidigitador y ninja, Galadriel escapa.

Al fin, vemos a Adar (Joseph Mawle) un elfo con la mitad del cuerpo quemado. Dice que liberará a Arondir si éste les cuenta a los humanos de la zona que está al caer. En ese tiempo, los humanos se han refugiado junto a la torre de vigía élfica. Waldreg (Geoff Morrell) habla con Theo y le cuenta que sabe que tiene la espada, así como que Sauron está a punto de llegar. Al no haber apenas víveres, Theo y su colega se ofrecen a ir al pueblo a buscar algo de comida y bebida.

Elrond encuentra la entrada hacia la mina de mithril y Durin le explica lo que es. Después, le entrega un trozo haciéndole prometer que no lo dirá por ahí (spoiler: lo dirá por ahí) Llega de nuevo a Eregion, donde podemos ver que las obras de la torre van a una velocidad considerable.

En clase de marinería, Isildur vuelve a escuchar cómo una voz le llama, lo que hace que suelte una cuerda, hecho que acaba con él y sus amigos, Ontamo (Anthony Crum) y Valandil (Alex Tarrant) expulsados de la escuela. Eärien conoce a Kemen (Leon Wadham) quien es hijo de Pharazon y un petardo importante que trata de ligársela. Por su parte, Pharazon da un discurso de odio contra los elfos que buena parte del pueblo númenoreano apoya.

Buscando alimentos en el pueblo, el colega de Theo se da el piro con su carreta llena porque empieza a oscurecer y él quiere seguir buscando. Así es que los orcos atacan. Con su sangre, la espada negra toma de nuevo forma completa y Theo se esconde en un pozo, aunque ese arma ha dejado de ser un secreto. Bronwyn se dirige al pueblo desde la torre, Theo se dirige a la torre desde el pueblo, Arondir se dirige a alguno de los dos sitios, el caso es que los tres se encuentran en medio del bosque. Un grupo de orcos persigue a Theo, pero ya persiguen a los tres, quienes, gracias a las flechas disparadas por el elfo, logran alcanzar el linde del bosque, donde la luz del sol impide a los orcos continuar la persecución.

Galadriel se cuela en los aposentos del rey Tar-Palantir (Ken Blackburn) quien, por cierto, tiene un pequeño museo. Allí está también su hija Míriel, quien le da la oportunidad de mirar en una palantir (piedra vidente) algo del futuro: la ola que destruirá Númenor. También le informa de que el desencadenante para que eso suceda es que haya elfos en la isla. Ella insiste en que lo que quiere es volver a la Tierra Media, pero que, además, necesita un ejército para enfrentarse a Sauron en las Tierras del Sur. Tras tanta insistencia, y viendo hojas caer del árbol blanco, ella acepta. Elendil busca voluntarios para unirse a esta tarea y, entre ellos, están Isildur, Ontamo y Valandil. Así las cosas, se preparan para zarpar, y acaba el capítulo sin cliffhanger ni na.

………………………………………………..

Como dije al inicio, la serie me está gustando. Visualmente es una maravilla, nadie debería poder discutir eso. La mayoría de los actores hacen un buen papel, algunos de ellos, incluso más que bueno. El guion tiene ciertos altibajos y es donde más se podría mejorar, pero, en ningún caso lo calificaría de malo.

Como adaptación, simplemente no. Pero porque nunca lo anunciaron como adaptación. Una adaptación es la trilogía de El Señor de los Anillos de Peter Jackson y es mucho más fácil. Lees el libro y adaptas el formato al audiovisual. Fin. Aun y con esas, esa trilogía tiene terribles cambios que alguien como yo, que leyó los libros después de ver las películas, detectó al instante, como pueden ser los elfos en el Abismo de Helm o los muertos del Sagrario en los campos del Pelennor, pues son cambios que contradicen la lógica misma de las películas. Por el contrario, Los Anillos de Poder se basa en la obra de Tolkien. Han tomado elementos de su mundo para contar una historia nueva y, en eso, pienso que han acertado.

Mención especial merece la música, compuesta por Bear McCreary. El disco es una delicia. Contiene varios movimientos que identifican lugares o personajes de forma clara. Escuchado junto a las imágenes mejora aún más, resultando muy evocador. La intro compuesta por Howard Shore tiene reminiscencias de la trilogía y, sin embargo, el producto final es completamente nuevo. Con las imágenes de esa intro ya no siento tanto. Se ha dicho que las formas geométricas producidas a partir de determinadas frecuencias es una referencia al Ainulindalë. Pero, personalmente, hubiese preferido por mucho el vídeo de la forja de letras.

Galadriel

Y, a partir de ahora, ¿qué?

Pues a ver, si nos centramos en los tráileres y la información vertida en diferentes medios, aún queda bastante por ver. Por lo pronto, todavía no hay señales en la serie de los Místicos. Tres personas adoradoras de Sauron que aparecen en los tráileres. En uno de los sitios en que aparecían, haciendo volar una hoja que acababa ardiendo, parecía ser Khazad-Dum.

Elrond y Durin viajan a Lindon, llevando algo grande envuelto ¿una veta de mithril quizá? Gil-Galad insiste a Elrond que revele su secreto, a lo que él se niega. ¿Qué pueden transportar entonces si no, que pueda interesar a los elfos?

En la caminata de los pelosos, El Extraño posiblemente cure el tobillo de Largo Brandyfoot. Lo que es seguro, es su ayuda contra los huargos que persiguen a la comunidad. Puede que, a partir de entonces, controle mejor su magia y sea aceptado por todos.

Sabemos que Adar, junto a una legión de orcos, atacará la torre de vigilancia en la que están los refugiados y donde está guardada la espada negra.

Hemos visto una carga de caballería númenoreana con Galadriel en sus filas. Es de suponer que tendrá lugar en las Tierras del Sur, pero no tenemos claro quiénes estarán en el bando contrario, (y apenas sabemos de Halbrand, supuesto rey de allí) Con la reina lejos de la isla estrellada, es posible que Pharazon aproveche para dar un golpe de estado.

De Galadriel también hay escenas con un fuerte tono rojizo, con algo similar a cenizas y ella vestida con armadura y espada al hombro ¿será una erupción del Orodruin? ¿tendrá relación directa con la batalla?

Aparecerá un balrog, no sabemos si en Moria (según la historia, no debería hasta la Tercera Edad) o en otro sitio, puede que incluso aparezca únicamente durante una ensoñación.

¿Pero quién es el hombre del meteorito?

Hay varias teorías sobre la identidad de El Extraño. Algunas bastante locas, como que es un balrog, que sin embargo se han extendido como la peste (que no digo que no sea posible, pero raro, sería) Otros hablan de que es el mismo Sauron, algo poco probable por su buena relación con los pelosos. También hablan de un istar, que sea Gandalf o uno de los azules es lo que más se escucha. La opción de que sea Tom Bombadil está sobre la mesa. En su libro de poemas hay uno dedicado a “El Hombre de la Luna” que es una posible inspiración para el personaje de la serie.

Yo me decanto especialmente por Gandalf. En varias fuentes se cita que Olórin se movía sin ser reconocido y que era posible que hubiera visitado la Tierra Media con anterioridad a la Tercera Edad. La opción de que sea simplemente un personaje inventado (como lo ha sido su llegada) también está ahí.

¿Y quién es Sauron?

Sabemos que Sauron está oculto como uno de los personajes. Vamos a utilizar la serie de veintitrés pósteres como base para buscar indicios, empezamos por abajo.

Adar: Se ha mostrado como un elfo deforme. No tendría demasiado sentido que, en el capítulo final, se vuelva bello y proclame su identidad. Creo que se enfrentarán Adar y Sauron.

Elendil: Personaje canónico. Ni por asomo.

Pharazon: Personaje canónico. Más bien se dejará encatusar por él.

El Extraño: Es posible, pero su buena relación con los pelosos hace que lo descarte.

Kemen: Es MUY posible. Su posición de hijo es oportuna para influir en Pharazon.

Eärien: No lo creo. La veo más como la arquitecta que diseñe Minas Tirith.

Míriel: Personaje canónico. Nada.

Isildur: Personaje canónico. Más bien le cortará el dedo en próximas temporadas.

Marigold: Me extrañaría muchísimo que una pelosa fuese Sauron. No debería siquiera conocerlos hasta que un hobbit se convierta en Portador del Anillo.

Sadoc: Igual que el resto de pelosos.

Poppy: Igual que el resto de pelosos.

Largo: Igual que el resto de pelosos.

Nori: Igual que el resto de pelosos. Y ésta menos que nadie.

Halbrand: Otro con bastantes probabilidades. Sólo me escama la buena relación que Galadriel tiene con él. Si fuese Sauron, significa que usó una técnica similar a Palpatine cuando éste se encontraba con Yoda o Windu.

Theo: Es MUY posible. Al principio, teníamos la coña con los libros de Theo va al parque, Theo va a la escuela, Theo va al trono oscuro, en la tierra oscura donde se extienden las sombras. Pero su personalidad también es un punto a favor.

Arondir: Parece demasiado bueno para ser Sauron y sería raro que lo apresaran los orcos y tal. Además, que el Señor Oscuro sea un personaje de piel oscura, no haría más que alimentar el odio de algunos. Ya bastante están sufriendo los actores.

Celebrimbor: Personaje canónico. Aunque cabe la posibilidad de que Sauron lo haya reemplazado, lo veo difícil.

Bronwyn: No debería ser la que advierte del peligro de los orcos al resto de su pueblo. Es mi candidata principal a morir, eso sí.

Elrond: Personaje canónico. Ni por asomo.

Gil-Galad: Personaje canónico. También cabe la posibilidad de haber sido reemplazado, eso daría sentido a lo de querer librarse de Galadriel y ordenar que los elfos dejen de vigilar las tierras del sur.

Galadriel: Personaje canónico. Vamos, ni de coña, la protagonista absoluta de la serie. Sería el mayor plot twist de la historia.

Durin: Personaje canónico. Muy poco probable.

Disa: Es alguien posesiva y, por ahora, es el único personaje que ha mentido descaradamente a otro. No la veo con más posibilidades por el color de su piel, como Arondir.

………………………………………………….

Con el artículo finiquitado, ha aparecido este vídeo editado por Dreamsorter (en Reddit) que muestra las escenas de tráileres aún no vistas en esta temporada:

Bien, aquí termina este análisis, más que un artículo ha sido un publi-reportaje, quedando mucho más largo de lo que era mi intención inicial. Espero que haya servido para descubrir algunas cositas y para reflexionar sobre otras.

Esta noticia fue publicada en Los Anillos de Poder (1ª Temporada) y etiquetada con Amazon, analisis, anillos de poder, lotronprime, Prime video, rings of power, Serie, trop. Anota el permalink.

Deja una respuesta