Uno de los objetos más llamativos de la amplia miscelánea del universo de Tolkien han sido las palantiri, teniendo algunas de ellas gran protagonismo en acontecimientos como la Guerra de Angmar o la Guerra del Anillo. Sin contar sus apariciones en las películas de Peter Jackson o la nueva serie de Amazon Prime Video. Sin embargo ¿Qué son exactamente?

Galadriel (Morfydd Clark) toca una palantir – El Señor de los Anillos. Los Anillos de Poder (2022)

Una palantir, que en quenya significa “El que ve a lo lejos” es ante todo un medio de comunicación. En las épocas de mayor esplendor las usaban los grandes señores. Permite ver cosas distantes en el espacio y el tiempo, y también ver a través de otra palantir.

Eran ocho piedras videntes hechas de un cristal irrompible, de color oscuro (prácticamente negro) y son completamente lisas y pulidas. Su peso es elevado y sus diámetros son desconocidos, pero el suficiente para impedir que una persona sola pudiera levantarlas en algunos casos. Se dice que fueron creadas por Fëanor en Eldamar.

Siete fueron llevadas por Elendil y sus hijos a la Tierra Media cuando huyeron del hundimiento de Númenor. Su padre, Amandil, las recibió de los elfos de Tol-Eressëa. Se requiere una gran fuerza de voluntad, concentración y entrenamiento mental para usar la palantir. Ya que alguien poderoso puede manipularla para mostrar imágenes falsas, ilusiones, o incluso doblegar la voluntad de otro usuario

A continuación procederé a enumerar las 8 palantiri, su ubicación y su historia.

Piedra Maestra – Imagen de Tolkienpedia

Piedra Maestra: La más poderosa de todas, pues podía comunicarse con todas las demás. Situada en la Torre de Avallonë, en isla de Tol-Eressëa.

Piedra de Elostirion: También conocida como la Piedra de Elendil. Su peculiaridad es que era la única que podía contactar con la Piedra Maestra en Tol-Eressëa, ya que se encontraba mirando al mar y eso la desconectaba del resto. Elendil la puso en las torre de Elostirion, en Emyn Beraid y, a su muerte, paso a la custodia de Círdan, señor de Mithlond. Se trasladó a Valinor en el 3201 de la Tercera Edad en el barco que transportó a los Portadores de los Anillos.

Piedra de Osgiliath: Fue la segunda piedra más poderosa de todas, y la más poderosa de la Tierra Media. Era de las mayores en tamaño y podía contactar con las otras seis palantiri de la Tierra Media simultáneamente. Fue llevada a la Tierra Media en el 3320 de la Segunda Edad y alojada en la Cúpula de las Estrellas de Osgiliath. Permaneció allí hasta el año 1437 de la Tercera Edad, cuando en la Lucha entre Parientes la ciudad fue parcialmente destruida y la piedra se perdió en las aguas del rio Anduin.

Piedra de Ithil: Piedra que fue depositada en la ciudad de Minas Ithil, donde permaneció hasta que el Rey Brujo conquistó la ciudad en el 2002 de la Tercera Edad. Tras la conquista de la ciudad, fue trasladada a la fortaleza de Barad-Dûr donde Sauron la doblegó. Esta fue la causa que hizo que todas las piedras (menos la de Elostirion y la Piedra Maestra) dejaran de usarse, para no entrar en contacto con él,

Gracias a esta palantir, Sauron logró controlar la mente de Saruman y llevar a la locura a Denethor II cuando estos consultaron sus palantiri. Esta palantir desapareció con la destrucción de Barad-Dûr como consecuencia de la caída de Sauron y la destrucción del Anillo Único.

El rey Arvedui con la palantir de Amon Sûl – Escena del videojuego de EA Games «El Seños de los Anillos, La Batalla por la Tierra Media II: El Resurgir del Rey Brujo (2006)

Piedra de Amon Sûl: Fue uno de las palantiri más grandes y se depositó en la fortaleza arnoriana de Amon Sûl, en las Colinas del Tiempo. Permaneció allí hasta que, durante la guerra de Angmar, el Rey Brujo arrasó la fortaleza en el 1409 de la Tercera Edad (Convirtiéndola en las ruinas de la Cima de los Vientos). Sin embargo no pudo apoderarse de la piedra, que fue trasladada a tiempo a la ciudad de Fornost, donde también se encontraba la Piedra de Annúminas. Tras la caída de esta ciudad en el 1974 de la Tercera Edad, el rey Arvedui huyó hacia la bahía de Forochel con ambas palantiri y fue rescatado por un barco. Este barco al poco tiempo se hundió, y ambas palantiri acabaron engullidas por el mar.

Piedra de Annúminas: Esta piedra, como su nombre indica, fue depositada en la ciudad de Annúminas, capital del reino de Arnor. Permaneció allí hasta el año 861 de la Tercera Edad, cuando Arnor se dividió en tres reinos separados y pasó a manos de los reyes de Arthedain. Estos decidieron trasladarla a la nueva capital de Arthedain, Fornost. Tras la caída de Arthedain y destrucción de Fornost, se perdió en el mar de la bahía de hielo de Forochel, junto a la Piedra de Amon Sûl.

Piedra de Anor: Es una de las palantiri más pequeñas. Estaba alojado en la Torre Blanca de la capital de Gondor, Minas Tirith (Anteriormente Minas Anor).  Fue utilizada por el senescal Denethor II durante la Guerra del Anillo, lo cual hizo que Sauron manipulara su mente empujándole a la demencia y la locura. Durante el asedio de Minas Tirith en el 3019 de la Tercera Edad, Denethor se suicidó arrojándose a una pira de fuego sosteniendo en sus manos la palantir. Tras esto la piedra quedo inservible ya que quien la observara, solo podía ver las manos ennegrecidas del otrora senescal quemándose en el fuego.

Piedra de Orthanc: Una de las palantiri más pequeños. Fue colocado en la torre de Orthanc para vigilar la frontera noroeste de Gondor hasta el año 2759 de la Tercera Edad, que se entregaron las llaves de la fortaleza a Saruman el Blanco. Durante su uso, Sauron le corrompió y la mente del mago, volviéndolo un ser malvado. Permaneció en su

Aragorn (Viggo Mortensen) confronta a Sauron – El Señor de los Anillos. El Retorno del Rey (2003)

poder hasta el año 3019 de la Tercera Edad, que los ents destruyeron su fortaleza de Isengard. Gríma Lengua de Serpiente arrojó a la piedra desde lo alto de la torre y fue recogida por Gandalf el Blanco.

El hobbit Peregrin Tuk se la arrebató a Gandalf en secreto en la colina de Dol Baran, contactando con Sauron accidentalmente. Más tarde Aragorn, como legítimo propietario al ser el heredero de Elendil, escudriñó la piedra en Cuernavilla con el fin de desafiar a Sauron. Esto precipitó los acontecimientos de la Guerra del Anillo, ya que el Señor Oscuro tuvo miedo y dudas de su victoria sobre los hombres.

Fue la única piedra de la Tierra Media que permaneció intacta. Aragorn, ya coronado como el rey Elessar Telcontar la restituyó nuevamente en la torre de Orthanc durante la Cuarta Edad.

Esta noticia fue publicada en Mundo Tolkien y etiquetada con eldar, elendil, esdla, Gondor, Los Anillos de Poder, lotr, Númenor, palantir. Anota el permalink.

Deja una respuesta