Uno de los villanos de fantasía que mas ha estado en el candelero este año gracias a la serie de Amazon Prime «El Señor de los Anillos. Los Anillos de Poder» ha sido el señor oscuro Sauron. Esta vez veremos la tercera y última parte de su biografía contando toda su historia durante la Tercera Edad del Sol

Anteriormente contamos en esta web tanto su historia previa a la Segunda Edad del Sol. Puedes leerla aquí.

También contamos su historia durante los acontecimientos de la Segunda Edad del Sol. Puedes leerla aquí

Durante los inicios de la Tercera Edad del Sol, Sauron había sido olvidado por muchos. La pérdida del Anillo Único le había debilitado notablemente, por eso permaneció los primeros mil años como un espíritu sin forma. Un mal durmiente que se rumorea que dirigía las acciones de sus súbditos en la sombra. Estos se dedicaron a debilitar los reinos de los númenoreános en el exilio (Arnor y Gondor).

)

El Nigromante de Dol Guldur – El Hobbit. Un Viaje Inesperado (2012

En este tiempo Isildur fue asesinado en el Desastre de los Campos Gladios el año 2 de la Tercera Edad del Sol, y el Anillo se hundió en las profundidades del Anduin. Permaneciendo oculto durante 2400 años.

Alrededor del año 1050 de la Tercera Edad se instauró una sombra de miedo en todo el Bosque Verde, que anunciaba de forma indirecta el regreso de Sauron. Este se instalaría en las ruinas de la fortaleza de Dol Guldur, en la Colina de la Hechicería, al sur del Bosque Verde. Desde allí, pasando desapercibido, instauró. Esto produjo que la contaminación y la podredumbre se expandieran por todo el bosque, llenándose de malicia y de criaturas oscuras.

La presencia del bosque fue conocida como “El Nigromante” y todo el mundo pensó que su identidad era la del señor de los Nazgûl. Sin embargo, los espectros reaparecieron sobre el 1300 de la Tercera Edad para llevar a cabo malignas acciones en nombre de su señor. La más destacada fue llevada a cabo por el Rey Brujo, que se asentó ese mismo año al noreste de Eriador y fundó el reino de Angmar. Desde allí haría la guerra a los divididos reinos de Arnor (Arthedain, Cardolan y Rhudaur) destruyéndolos completamente en el 1974 de la Tercera Edad y siendo solo detenido por los ejércitos de Lindon, Rivendel y Gondor.

Tras la derrota en Angmar el Rey Brujo se retiró a Mordor donde reunió a los nazgûl, que atacaron en el año 2000 de la Tercera Edad la ciudad de Minas Ithil, ocupándola nuevamente dos años después. Esta vez la ciudad fue renombrada como Minas Morgul y el palantir que allí se hallaba fue robado por los servidores del Señor Oscuro. Por este hecho las palantiri dejaron de usarse. En el año 2050 de la Tercera Edad el Rey Brujo lanza un desafío al rey Eärnur de Gondor, que nunca regresó de Minas Morgul. El linaje de los reyes de Gondor desaparece y los senescales comienzan a gobernar el reino.

El poder de Sauron continuaba aumentando tanto como lo hacían las sospechas de que El Nigromante era en verdad él y que dirigía desde la sombra las acciones de los Nueve. En el año 2060 de la Tercera Edad Sauron huiría tras una visita de Gandalf el Gris de Dol Guldur, comenzando la Paz Vigilante. Esta paz finalizó 400 años después con el regreso de Sauron nuevamente a la fortaleza del bosque con renovado poder.

El Concilio Blanco enfrenta a Sauron – El Hobbit. La Batalla de los Cinco Ejércitos (2014)

Tres años después un hobbit llamado Déagol encontró mientras pescaba el Anillo Único y su pariente Sméagol lo asesinó y lo reclamó para sí. Huyó a las Montañas Nubladas y durante 500 años le consumió. Sméagol se transformó en la criatura Gollum y el Anillo fue renombrado como “Su tesoro”.

En el 2850 de la Tercera Edad del Sol, Gandalf el Gris confirmó que el Nigromante de Dol Guldur era el mismo Sauron y puso sobre aviso al Concilio Blanco. Sin embargo, Saruman el Blanco se encargó de que no hicieran nada durante un tiempo, ya que él en secreto estaba buscando el Único para reclamarlo para sí mismo. Esta inactividad terminó en el 2941 de la Tercera Edad, con el ataque del Concilio Blanco a la fortaleza de Dol Guldur, expulsando a Sauron, que regresó nuevamente a Mordor un año después.

El mismo año, antes de la expulsión de Sauron, el hobbit Bilbo Bolsón encontró el Anillo Único en las Montañas Nubladas durante su aventura narrada en “El Hobbit”. Al acabar la misma lo llevó a la Comarca y décadas después acabó en manos de su sobrino Frodo. Durante ese tiempo, Sauron había recuperado poder suficiente como para comandar y extender su voluntad abiertamente en toda la Tierra Media.

Sauron vigilando la Tierra Media desde Mordor – El Señor de los Anillos. Las Dos Torres (2002)

En su estancia en Mordor durante el año 2951 de la Tercera Edad del Sol, Sauron hizo reconstruir su fortaleza de Barad-Dûr y mandó a tres de los nazgûl a volver a ocupar Dol Guldur. Multiplicó los orcos, trolls y hombres bajo su mando y comenzó a preparar sus ejércitos mientras buscaba por todas partes el Anillo Único. Pues una vez recuperado su poder sería completamente restaurado y podría aplastar finalmente a sus enemigos. En el 2954 de la Tercera Edad vuelve a entrar en erupción el Monte del Destino.

Su último intento de hacerse con el dominio de todo el mundo se daría entre el 3018 y 3019 de la Tercera Edad, siendo conocido como la Guerra del Anillo. Durante esta etapa Sauron no se manifestó en forma de un gran ojo, sin parpado y rodeado de llamas como comúnmente se ha mostrado en las películas de Peter Jackson. Tolkien describe a Sauron como un “Gran Ojo” metafóricamente en su obra, debido a su inmensa clarividencia y su vigilancia insomne sobre la Tierra Media. Sin embargo, no sabemos con exactitud qué forma tiene en la Tercera Edad del Sol, aunque sabemos que posee un cuerpo debido a que Gollum tuvo la “suerte” de verlo y dice que solo tiene 4 dedos en su mano negra. Se presupone que permaneció en Barad-Dûr durante toda la guerra.

En el año 3001 de la Tercera Edad el mago Gandalf, tras mucho investigar confirma sus sospechas a través de interrogar a Gollum en las Cavernas de Thranduil. El anillo de Frodo es, en efecto, el mismísimo Anillo Único. Busca consejo en Isengard pero Saruman le revela su traición y su plan de adueñarse del Anillo para suplantar a Sauron, encarcelando al mago sin éxito, pues logró escapar.

Sauron también averigua su paradero al capturar en el 3017 de la Tercera Edad a Gollum y torturarlo en las mazmorras de Barad-Dûr. Los Jinetes Negros parten de Minas Morgul con el objetivo de matar a su portador y recuperarlo. Casi lo consiguen, llegando a herir a Frodo en la Cima de los Vientos, pero no tuvieron éxito debido a la intervención de Aragorn y posteriormente Glorfindel. Tras ser derrotados por las aguas del rio Bruinen, a las puertas de Rivendel, los espectros regresan a Mordor. Sauron inicia la guerra mandando a los orcos a atacar el reino de Thranduil en el Bosque Negro, provocando que Gollum escape de su cautiverio y siendo Legolas Hojaverde enviado a Rivendel para informar de este suceso. También ocupa los territorios al este del rio Anduin, incluida la parte este de la ciudad de Osgiliath.

El mayor temor del Señor Oscuro era que sus enemigos reclamaran el Anillo y usaran su propio poder para derrotarlo y suplantarlo. Confiaba en la voluntad del Anillo y su poder para corromper a quien lo poseyera como medios para finalmente recuperarlo. Lo que le llevaría a precipitar sus planes y comenzar la guerra. Sin embargo, sus enemigos decidieron en el Concilio de Elrond mandar a Frodo a Mordor para destruir el Anillo en el Monte del Destino. Algo que Sauron jamás alcanzaría a sospechar ni en sus más oscuros sueños.

El 3019 de la Tercera Edad del Sol sería el año clave de la Guerra del Anillo. El nuevo «aliado» de Sauron, Saruman declaró la guerra a Rohan, invadiendo el país y siendo derrotadas sus huestes en la Batalla de Cuernavilla por la intervención de Gandalf al mismo tiempo que se producia la Última Marcha de los Ents sobre Isengard. El mago fue atrapado en la Torre de Orthanc y Gandalf se adueñó del palantir que poseía.

Tras la victoria de Rohan en Cuernavilla Aragorn usa el palantir de Orthanc para desafiar a Sauron, mostrándose abiertamente como el heredero de Isildur. El Señor Oscuro, por temor a que el montaraz tuviera el Anillo y lo reclamara para sí, decide arrasar Gondor y lanza un enorme ejército bajo el mando del Rey Brujo de Angmar a atacar la capital, Minas Tirith. Las defensas de Osgiliath al mando de Faramir son rápidamente superadas y la ciudad es sitiada. Ante la demencia de su senescal Denethor II (provocada por Sauron, ya que el gobernante había escudriñado la palantir de Anor y el Señor Oscuro había envenenado su mente) Gandalf el Blanco y el príncipe Imrahil de Dol Amroth asumen la defensa de la ciudad.

Batalla del Morannon – El Señor de los Anillos. El Retorno del Rey (2003)

Las tropas de Sauron fue derrotado por la alianza de Gondor y Rohan en la Batalla de los Campos del Pelennor, donde cae abatido por Éowyn de Rohan su lugarteniente, el Rey Brujo de Angmar. En un plan para dar tiempo a Frodo de destruir el Anillo los ejércitos supervivientes de Gondor y Rohan, comandados por Gandalf, Aragorn, Éomer e Imrahil, se presentan en la Puerta Negra. Aquí tiene lugar tras fracasar los intentos de Sauron por negociar la Batalla del Morannon, donde las tropas de Sauron se enfrentan a los hombres y las grandes águilas, que acuden en ayuda del bien.

La victoria parecía segura para Sauron cuando Frodo, que había llegado contra viento y marea al Monte del Destino, reclamó el Anillo en el interior del volcán. Aquí el Señor Oscuro sintió el verdadero terror y comprendió la magnitud de su error, porque ahora entendía el plan de su enemigo y veía que su final estaba cerca. Mandó rápidamente a los nazgûl al Orodruin para evitarlo, pero era tarde. Gollum, tras arrebatar el Anillo a Frodo, se precipitó mientras festejaba a la lava del Monte del Destino con el Anillo, siendo ambos consumidos. Sauron es finalmente derrotado y todo su poder es destruido y disuelto. Sus construcciones y fortalezas colapsaron, sus ejércitos fueron masacrados y dispersados mientras que los nazgûl fueron consumidos en un halo de fuego.

Sin forma, su espíritu se elevó sobre Mordor como una negra nube y empujado al Este por un viento procedente de las Tierras Imperecederas. Con la caída de Sauron finalizó la Tercera Edad del Sol y se extinguió el mal que representaba el Señor Oscuro.

No obstante, su ataque contra Gondor, si bien fue el más importante, no fue el único. Tres ataques fueron lanzados desde Dol Guldur contra el reino élfico de Lothlórien, pero todos ellos fueron rechazados. Solo si el propio Sauron hubiera estado presente habría podido tener éxito cualquier ofensiva contra las tierras guardadas por Galadriel. La ofensiva en el Bosque Negro se repitió tras el primer ataque en el 3018 de la Tercera Edad con un ataque masivo procedente de Dol Guldur a las fuerzas del rey Thranduil en marzo del 3019 de la Tercera Edad. Sin embargo, los elfos silvanos triunfaron también en este frente. Tras ambas batallas y con Sauron ya derrotado, tanto Thranduil como Celeborn unieron sus ejércitos y triunfaron en la Batalla de Dol Guldur, en la que tras varios días de batalla

Derrota de Sauron y derrumbe de Barad-Dûr – El Señor de los Anillos. El Retorno del Rey (2003)

los elfos triunfaron y Galadriel derribó los muros de la fortaleza, limpiándose el Bosque Negro de todo mal.

El tercer y último frente de la guerra se dio en el norte, en los reinos de Valle y Erebor. Antes de comenzar la guerra, Sauron mandó emisarios al rey Dáin II Pie de Hierro para ofrecerle los tres anillos de poder enanos que tenía en su poder a cambio de información sobre Bilbo. El soberano de los enanos se negó a tal acuerdo y mandó a Gimli y su padre Glóin a Rivendel para informar a sus aliados. En respuesta una gran fuerza de hombres de Rhûn (posiblemente bajo el mando del nazgûl llamado Khamûl el Oriental) atacaron en marzo del 3019 de la Tercera Edad la ciudad de Valle. El ataque se produjo al mismo tiempo que empezaba el asedio de Minas Tirith y los enanos de Erebor acudieron a la batalla. Tras tres días de batalla el rey Brand de Valle murió y el rey Dáin II también cayó mientras defendía el cuerpo de su amigo.

Con la batalla perdida los hombres y los enanos se retiraron a Erebor, comenzando un asedio por parte de los orientales a la muralla que duró hasta el 27 de marzo del 3019 de la Tercera Edad. Las noticias de la derrota de Sauron llegaron y los orientales se atemorizaron y desanimaron. Este hecho fue aprovechado por Bardo II y Thorin III “Yelmo de Piedra” para destruir y poner en fuga al enemigo.

¿Este es el final de Sauron? No del todo, porque algún día llegara la Dagor Dagorath. En esta batalla final que pondrá fin a Arda según la segunda profecía de Mandos. Morgoth escapará de su encierro y atacará nuevamente el mundo, regresando Sauron como su lugarteniente nuevamente. Con todo su poder restaurado sin necesidad del Anillo Único y acompañado por los Nueve Nazgûl.

En esta batalla Sauron encontrará la muerte definitiva junto a su señor y el mundo será destruido, los silmarils recuperados y el mundo restaurado junto a los Dos Árboles de Valinor. Pero esa es otra historia…

Esta noticia fue publicada en Mundo Tolkien y etiquetada con el anillo único, El Hobbit, El Retorno del Rey, El Señor de los Anillos, Guerra del Anillo, La Comunidad del Anillo, Las Dos Torres, mordor, nazgûl, Ojo. Anota el permalink.

Deja una respuesta