¿Queréis saber qué pasó el 24 de febrero en la Tierra Media creada por J.R.R. Tolkien? ¡Podéis descubrirlo a continuación!

Seguimos con la sección ‘Hoy en la Tierra Media’ con una jornada en la que los miembros de una compañía tuvieron que sortear un gran obstáculo en su viaje hacia el sur. Para evitar malentendidos nos gustaría recordar que todas estas fechas se corresponden con el Calendario de la Comarca o con otros calendarios de la Tierra Media (como el Cómputo del Rey o el Cómputo de los Senescales) y no con el calendario gregoriano (ver nota), y que todas ellas proceden de ‘El Hobbit‘, ‘El Señor de los Anillos‘ (incluidos los Apéndices), los ‘Cuentos inconclusos‘ y los Manuscritos Marquette de J.R.R. Tolkien, y de otros libros de estudiosos tolkiendili como el ‘Atlas de la Tierra Media‘ de Karen Wynn Fonstad, ‘El Señor de los Anillos. Guía de lectura‘ de Wayne G. Hammond y Christina Scull, y ‘The History of The Hobbit‘ de John D. Rateliff.

Eventos que acompañamos con citas de los libros del Profesor y con dibujos e ilustraciones de diferentes artistas, aunque no siempre encontramos imágenes que representen con fidelidad la obra de Tolkien.

Esto fue lo que pasó en la Tierra Media el 24 de febrero, o el 24 de Solmath según el Calendario de la Comarca.

 

Año 3019 de la Tercera Edad del Sol:

* La Compañía del Anillo abandona el Anduin. Aragorn y Boromir cargan con los botes hasta una senda para sortear los rápidos de Sarn Gebir.

 

(Pinchad en las imágenes para verlas a mayor resolución)

(Rápidos de Sarn Gebir, por la artista británica Katy Grierson)

“Frodo sintió una congoja en el corazón mientras miraba cómo Aragorn y Legolas ascendían el empinado barranco y desaparecían en la niebla; pero pronto se vio que estos temores eran infundados y no había por qué preocuparse. Sólo habían pasado dos o tres horas y no era aún el mediodía cuando las formas borrosas de los exploradores aparecieron de nuevo.

—Todo bien —dijo Aragorn, bajando por el barranco—. Hay una senda, lleva a un embarcadero todavía útil. No está lejos. Los Rápidos empiezan media milla aguas abajo, y no se extienden por más de una milla. No mucho después la corriente se vuelve de nuevo clara y mansa, aunque sigue siendo rápida. El trabajo más duro será llevar las barcas y el equipaje hasta el viejo sendero. Lo hemos encontrado, pero corre bastante lejos de la orilla, a unas doscientas yardas, y al amparo de una pared de roca. No hemos visto el desembarcadero del norte. Si aún existe tenemos que haber pasado anoche por allí. Podríamos remontar con mucho trabajo la corriente, y quizá no lo viéramos en la niebla. Temo que tengamos que dejar el Río ahora mismo, y tomar como podamos ese camino, transportando los botes.”

(‘El Señor de los Anillos. La Comunidad del Anillo‘. Libro Segundo, capítulo 9: El Río Grande).

 

(Boromir y Aragorn transportan las barcas para evitar Sarn Gebir, por la artista polaca Katarzyna Chmiel-Gugulska)

“El trabajo fue duro en verdad, pero se llevó a cabo. Descargaron los bultos de las embarcaciones, y los llevaron a la cima del barranco. Luego sacaron las barcas del agua y las arrastraron hasta arriba. Habían temido que fuesen mucho más pesadas. Ni siquiera Legolas sabía de qué árbol del país élfico era aquella madera, dura y sin embargo muy liviana. En terreno llano, Merry y Pippin podían llevar solos la barca, y con facilidad. Pero se necesitaba la fuerza de dos hombres para transportarlas en vilo por aquel terreno; nacía en pendiente a orillas del Río, y era un amontonamiento de piedras calcáreas de color gris, con muchos agujeros escondidos, tapados con zarzas y matorrales; las matas espinosas abundaban, y también las grietas; había aquí y allá unos charcos pantanosos que eran alimentados por unos hilos de agua que venían de las tierras altas del interior.

Aragorn y Boromir fueron llevando las barcas, una a una, mientras los otros se afanaban y tambaleaban detrás con el equipaje. Al fin todo fue mudado y depositado en el sendero. Luego, sin encontrar otros obstáculos que las plantas rampantes y las numerosas piedras caídas, marcharon todos juntos. La niebla colgaba todavía en velos sobre la casi desmoronada pared de roca; a la izquierda la bruma ocultaba el Río: podían oír cómo se precipitaba en espumas contra las salientes afilados y los dientes de piedra de Sarn Gebir, pero no lo veían. Hicieron dos veces el viaje antes que todo estuviera a salvo en el embarcadero del sur.”

(‘El Señor de los Anillos. La Comunidad del Anillo‘. Libro Segundo, capítulo 9: El Río Grande).

 

(*) Nota importante: Aunque el Calendario de la Comarca no coincide con el calendario Gregoriano (hay una diferencia de 10 u 11 días entre uno y otro dependiendo del día en el que se celebre el solsticio de verano), hemos decidido publicar los acontecimientos según su fecha original y no adaptar las fechas a nuestro calendario (de hacerlo, el 25 de marzo del Calendario de la Comarca sería nuestro 14 ó 15 de marzo). Nos parece lo más lógico no solo para evitar confusiones sino para mantener la coherencia con el hecho de celebrar el Día Internacional de Leer a Tolkien el 25 de marzo (fecha en la que se derrotó a Sauron) y el Día Hobbit el 22 de septiembre (fecha de los cumpleaños de Bilbo y Frodo).

Esta noticia fue publicada en Mundo Tolkien y etiquetada con , , , , , . Anota el permalink.

Deja un comentario