La Historia de la Tierra Media 3. Las baladas de Beleriand

Las baladas de Beleriand‘ cuentan la historia de los Días Antiguos. Esta colección, reunida por vez primera por Christopher Tolkien, incluye ‘La balada de los hijos de Húrin‘, obra temprana e inédita y la más sólida de cuantas J.R.R. Tolkien escribió en antigua métrica inglesa, y que narra la tragedia de Túrin Turambar; de los Días Antiguos. Tolkien da forma poética a la leyenda de la búsqueda del Silmaril en ‘La balada de Leithian‘. El libro incluye también un notable y minucioso estudio crítico de ‘La balada de Leithian‘ escrito por C.S. Lewis en 1929.

Al igual que en los antiguos poemas nórdicos, J.R.R. Tolkien también recopiló parte de su mitología en versos. Trabajó principalmente en dos historias: ‘La balada de los hijos de Hurin‘ y ‘La balada de Leithian‘, la primera basada en la historia de Túrin Turambar y la segunda en la historia de Beren y Lúthien. De ambas se han publicado dos versiones, aunque la segunda de Leithian es mucho más reciente que las otras tres y en la cual aparecen elementos de ‘El Señor de los Anillos‘. También aparece un fragmento de la historia de los Silmarils que podría ser considerado como parte del Noldolante que compuso Maglor.

Aunque ‘La balada de Leithian‘ constituye la principal fuente del relato corto en prosa de Beren y Lúthien que figura en ‘El Silmarillion‘, ésta quedó incompleta. En ella se cuenta, no obstante, la búsqueda del Silmaril, y el relato sólo se interrumpe tras el encuentro con Morgoth en su fortaleza subterránea. Muchos años después, cuando ya había terminado ‘El Señor de los Anillos‘, Tolkien volvió sobre ‘La balada de Leithian‘ y empezó una nueva versión, que es dada igualmente aquí.

Las baladas están acompañadas de comentarios sobre la evolución de la historia de los Días Antiguos, desarrollada en gran parte durante los años en los que el autor las escribió.

En este tercer volumen de ‘La historia de la Tierra Media‘ se pueden percibir los primeros cambios conceptuales desde la finalización de los Cuentos Perdidos. Desaparecen elementos como el gato Tevildo que es sustituido por un malvado hechicero llamado Thû (Sauron). Sin embargo, ninguna de las versiones está conclusa, puesto que bien Tolkien no terminaba una cuando ya la estaba modificando y escribiendo en limpio una nueva versión, del mismo modo que escribió su legendarium y por esa causa nunca pudo acabar ‘El Silmarillion‘.

Anota el permalink.