Egidio, el Granjero de Ham‘ es un “divertimento”. Inspirado en la campiña inglesa nos narra de forma amena y divertida las aventuras de un sencillo granjero que ha de hacer frente a la incursión, en sus tierras, de un despistado y avaricioso dragón. Aunque su narrativa es muy distinta a ‘El Señor de los Anillos‘, sí coincide con ella en un aspecto fundamental: en los humildes se halla la grandeza, el que se sacrifique será ensalzado.

Egidio no tenía el aspecto de un héroe. Era gordo y de barba roja y disfrutaba de una vida lenta y confortable. De pronto, un día, un gigante bastante sordo y corto de vista entró por error en las tierras de Egidio. Más por suerte que por habilidad, el granjero logró asustarlo y echarlo. La gente de la aldea lo vitoreó: Egidio el granjero era un héroe. La reputación de Egidio se extendió a lo largo y a lo ancho de todo el reino. Por tanto era natural que cuando el dragón Crisófilax visitó la comarca todos pensaran que Egidio el granjero era el único que podía combatirlo.

Anota el permalink.