Ponemos en marcha un nuevo concurso en nuestra web en el que podéis ganar un ejemplar del Calendario Tolkien 2019 ilustrado por Alan Lee gracias a Ediciones Minotauro.

Después de los sorteos que hemos realizado en las redes sociales, en nuestra página de Facebook, en nuestra cuenta de Twitter y en nuestra cuenta de Instagram (sorteo del que mañana anunciaremos a su ganador), hoy iniciamos el último de la serie de concursos y sorteos relacionados con el Calendario Tolkien 2019 que incluye arte de Alan Lee de los tres Grandes Cuentos del legendarium de J.R.R. Tolkien:Los hijos de Húrin‘, Beren y Lúthien y ‘La caída de Gondolin‘. Un concurso que no sería posible sin la generosa colaboración de la editorial Minotauro, y en el que como es habitual puede participar cualquier persona de esta gran comunidad online sea cual sea su nacionalidad y/o lugar de residencia.

(Pinchad en las imágenes para verlas a mayor resolución)

Aunque lo digamos siempre, no es menos cierto en cada ocasión, pero para todos los que formamos parte del Equipo de El Anillo Único, hacer estos sorteos y concursos es una forma de daros las gracias por vuestro apoyo y fidelidad, y por el cariño que nos transmitís cada día. Ojalá pudiéramos daros un calendario a cada uno de vosotros. Muchísimas gracias de todo corazón por acompañarnos en este viaje increíble recorriendo la vida y obra de J.R.R. Tolkien y de todo aquello relacionado con nuestro querido Profesor… ¡y esperamos que nos sigáis aguantando muchos años más!

De nuevo nos gustaría expresar nuestra más profunda y sincera gratitud hacia Ediciones Minotauro, ya que sin su generosa colaboración estos sorteos y concursos no serían posibles.

Este año, el Calendario Tolkien contiene doce de las mejores acuarelas de Alan Lee seleccionadas de los tres Grandes Cuentos de la Tierra Media de J.R.R. Tolkien: ‘La caída de Gondolin‘, ‘Beren y Lúthien‘ y ‘Los hijos de Húrin‘, todas ellas acompañadas por numerosos dibujos y bocetos a lápiz, muchos hechos expresamente para este calendario.

La publicación del Calendario Tolkien se ha convertido en un evento anual para todos los aficionados y apasionados de la obra de J.R.R. Tolkien de todo el mundo. El contenido de este año es particularmente especial ya que incluye arte inspirado por una obra de Tolkien que está siendo imprimida por primera vez en su forma completa, junto a las mejores ilustracioness de ‘Beren y Lúthien‘ y ‘Los hijos de Húrin‘. Juntas, estas obras ilustran los tres Grandes Cuentos de la Tierra Media de Tolkien.

Para acompañar cada acuarela, cada mes incluye dibujos a lápiz complementarios seleccionados por Alan Lee, y también hay nuevos bocetos creados exclusivamente para este calendario.

Alan Lee ha representado escenas famosas que incluyen a Gollum y Bilbo, Rivendel o Smaug el dragón en sus celebradas ediciones ilustradas de ‘El Hobbit‘ y ‘El Señor de los Anillos‘, pero con estas nuevas pinturas y dibujos llevará al lector hasta las profundidades del encantador mundo de la Tierra Media como nunca antes.

Podéis comprar el Calendario Tolkien 2019 en vuestra librería habitual, o en tiendas online como Agapea, Amazon, Casa del Libro, El Corte Inglés o Fnac a un precio de 12,95 euros.

 

¿Cómo puedo participar en el concurso?

Para participar únicamente tenéis que estar registrados en El Anillo Único y escribir un comentario en esta noticia respondiendo al pequeño debate que os planteamos: «De los tres Grandes Cuentos de la Tierra Media (‘Los hijos de Húrin‘, ‘Beren y Lúthien‘ y ‘La caída de Gondolin’), ¿cuál es vuestro favorito y por qué?”

Insistimos en que podéis participar todos los que formáis parte de esta gran comunidad online, independientemente de vuestra nacionalidad o lugar de residencia. Podéis participar en este concurso hasta las 23:59 horas (hora española) del 16 de diciembre. Anunciaremos al ganador el martes 18 de diciembre.

El Jurado, formado por los miembros del Equipo de El Anillo Único, elegirá la respuesta más completa, desarrollada y mejor argumentada, así que ¡agudizad el ingenio y la creatividad!

A continuación podéis consultar las bases del concurso o descargarlas en PDF.

 

BASES DEL CONCURSO:

Primera: Podrá participar en este concurso cualquier persona independientemente de su nacionalidad o lugar de residencia, excepto los miembros del Equipo de El Anillo Único.

Segunda: El plazo para participar en el concurso comienza el día 10/12/2018 y finalizará a las 23:59 horas (hora peninsular de España) del día 16/12/2018.

Tercera: Para participar únicamente hay que escribir un comentario en la noticia de anuncio del concurso en la web respondiendo a la siguiente pregunta: “De los tres Grandes Cuentos de la Tierra Media (Los hijos de Húrin, Beren y Lúthien, y La caída de Gondolin), ¿cuál es vuestro favorito y por qué?”

Cuarta: El resultado del concurso se dará a conocer en la web de El Anillo Único (elanillounico.com) el 18/12/2018.

Quinta: El Jurado estará formado por los miembros del Equipo de El Anillo Único.

Sexta: Una vez anunciado el resultado del concurso el Equipo de El Anillo Único se pondrá en contacto con el ganador a través de mensaje privado o del correo electrónico (eau@elanillounico.com).

Séptima: Si el ganador no se pone en contacto con el Equipo de El Anillo Único en un plazo de cinco (5) días tras el anuncio del resultado, el Jurado elegirá a un nuevo ganador.

Octava: El premio será el siguiente: un (1) ejemplar del Calendario Tolkien 2019 generosamente cedido por la editorial Minotauro.

Novena: El Jurado elegirá al ganador seleccionando la respuesta más completa, desarrollada y mejor argumentada.

Décima: El envío del premio se realizará mediante correo certificado para garantizar su entrega.

Undécima: El Jurado se reserva el derecho a resolver cualquier situación no prevista en estas bases siendo su decisión inapelable.

Duodécima: Ante cualquier duda, se podrá contactar con el Equipo de El Anillo a través de la web (elanillounico.com), la página de Facebook (https://www.facebook.com/ElAnilloUnico), la cuenta de Twitter (https://www.twitter.com/ElAnilloUnico), la cuenta de Instagram (https://www.instagram.com/elanillounico) y el correo electrónico (eau@elanillounico.com).

Decimotercera: En ningún caso el premio podrá ser cambiado o canjeado por dinero en efectivo.

Decimocuarta: La participación en el concurso implica la aceptación de todas estas bases.

Esta noticia fue publicada en Concursos de EAU y etiquetada con , , , , . Anota el permalink.

Comentarios

20 Responses to ¡Participa en nuestro concurso y gana un ejemplar del Calendario Tolkien 2019!

El mejor ejemplo de amor y pasión: Beren y Lúthien, sin importar la dificultad de la tarea encomendada, Beren se esfuerza más allá de lo imaginable para cumplir su verdadero acometido: poder estar con su amada Luthien. El Maestro reflejó su amor hacia su esposa por medio de este escrito.-

Hola! Voy a ser sincero con todos vosotros. Tan sólo he leído la historia de Beren y Lúthien de El Silmarillion, libro que no me he leído por completo (podéis matarme, lo sé), por lo que tengo escasas posibilidades de ganar, pero aún así lo voy a intentar. Elijo esta historia porque, aunque en ella hay fidelidad, valentía, temor, venganza, tristeza, etc., por encima de todo la caracteriza el amor que se tienen Beren y Lúthien, que es la chispa que inicia la aventura y el verdadero motor de su desarrollo contra todos los obstáculos que tienen que superar los dos protagonistas para estar juntos. Además, Tolkien y Edith se ven tan identificados con dichos personajes hasta el punto de que en su lápida, bajo sus nombres reales, aparecen los nombres de ambos protagonistas. Un saludo y un fuerte abrazo para todos y suerte en el concurso!

Aunque me gustan las tres historias para mí la elección es fácil por diversos motivos: Beren y Luthien.

Para empezar porque no es la típica historia de amor en la que la mujer se queda quieta esperando a que el hombre la rescate. Esta historia nos presenta dos protagonistas con personalidad y aspiraciones, que no asumen que el otro debe hacerlo todo por la relación y que son, por igual, capaces de darlo todo por la misma.

Para seguir porque, para mí, Tolkien logra transmitir lo mucho que para él significaba esta historia. En todos sus trabajos se puede ver que era una persona muy detallista y concienzuda, pero al saber que esta historia estaba inspirada en su amor hacia su esposa hace que me transmita mucho más, como si le hubiera puesto incluso más mimo, y esta sensación perdura aunque la relea una y otra vez. Es, muy probablemente, sólo mi percepción pero eso es lo importante ¿no? Una historia no es sólo lo que nos cuenta, sino lo que nos hace sentir, y con esto doy paso a mi tercera razón; este relato lo escuché, que no leí, por primera vez en labios de una persona muy querida que ya no está, al leerlo nuevamente lo recuerdo. Sé que es un motivo muy personal, pero no quería pasarlo por alto.

Las comparaciones son odiosas, pero es inevitable que no se nos vengan a la cabeza Aragorn y Arwen; la base es la misma, pero no puedo evitar pensar que estos tenían bellas lecciones que aprender de su antecesores. Especialmente la forma de afrontar su amor, y lo que significa que otros no lo acepten. Ni Beren ni Luthien demostraron pena por haberse enamorado el uno del otro, ni miedo por las consecuencias y el destino que esto conllevaba.

Por último, y diría que no menos importante, por Huan, tengo debilidad por los animales, quien me conozca lo sabe, y Huan es sin duda uno de mis cánidos favoritos de la literatura. El momento de su muerte, y su despedida, consiguieron arrancarme un par de lágrimas en su momento, y aún siento un nudo en el estómago cuando lo vuelvo a leer. Su valentía y honor representan perfectamente mi percepción sobre estas criaturas.

De las tres propuestas que se nos hacen para poder comentar, a saber, “Beren y Lúthien”, “Los hijos de Húrin” y, por fin, “La caída de Gondolin” me tengo que quedar con la última. Y no es que la primera de ellas no tenga bueno, que lo tiene y mucho (puedo decir que me hizo, literalmente, llorar cuando la leí por primera vez al ver el amor tan grande que allí había reflejado y, entonces, se comprende mejor que JRR Tolkien y su esposa pasen por tales personajes) o que la segunda de ellas no refleje actuaciones épicas muy a tener en cuenta porque lo hace y bien que lo hace. Sin embargo, “La caída de Gondolin”Gondo tiene mucho que decirnos de la obra del profesor.

En primer lugar, Turgon, el Rey, digamos, escondido, quiere mantener un estado de gozo en la vida que se puede ver interrumpido. Ya le avisa Tuor en el momento oportuno. Pero no lo acaba de aceptar hasta que le llegan noticias de que sí, de que el Oscuro, el Enemigo se acerca. Pero entonces la suerte ya estaba echada sobre Gondolin. Y es que la traición anidaba en su propio seno a manos de un envidioso (de poder y por amor a Idril, hija del Rey) llamado Meglin (de cuyos orígenes no vamos a hablar aquí ahora), a la sazón príncipe de Gondobar por gozar de la confianza del Rey al ser sobrino suyo.

Gondolin iba a caer. Era, por decirlo así, como algo que estaba ya establecido en la historia que se había empezado a construir cuando Ilúvatar creó a los Elfos como los Primeros Nacidos. Todo, pues, se iba desarrollando y debido al mal que anidaba en el corazón de Melkor (el odio que le tenía, muy especialmente, a los Elfos que le hace crear a los Orcos a partir, no por casualidad, de unos elfos capturados) cuando llegara el momento oportuno, que llegó, el daño que se iba a inferir iba a ser tan terrible que nada quedaría de aquella ciudad otrora dichosa y ejemplo de cómo se puede vivir si se sabe vivir según la mentalidad elfa.

La misma batalla es, verdaderamente, prodigiosa porque nos muestra hasta qué punto la estrategia de los bandos se pone en evidencia y, aunque el final es el que es, no podemos negar por eso que mucho de lo que allí pasa tiene tal relevancia para la historia de las batallas que se reflejan en la obra de Tolkien que muy bien la podemos tomar como modelo de qué hacer y de qué no hacer… A lo mejor aquí no ha habido lágrimas innumerables como en otra batalla más que afamada y famosa pero no podemos negar que muchas las hubo y, al volverlo a leer, las hay…

Hasta aquí, digamos, lo que podría ser un resumen rápido de la cosa pero, como se nos pide el porqué de todo esto, vamos a tratar de justificar que tanto gocemos, aunque esto parezca bárbaro e impresentable, con esta caída en desgracia de Gondolin.

En realidad, a lo largo de la narración hay, digamos, un in crescendo que maravilla a quien lo lee. Es decir, poco a poco va procurándonos el autor un estado de ánimo tan acelerado que casi quisiéramos estar allí formando parte del bando adecuado (no es el de los Orcos y sus aliados y secuaces, precisamente) y dar mandobles a diestro y a siniestro. Además, cuando nos damos cuenta de cómo se está poniendo la cosa no podemos, ¡qué menos!, que maldecir (a lo mejor por lo bajo pero sólo a lo mejor) a Meglin y a todo aquel (monstruo, animal o cosa) que se alió con el Señor Oscuro para causar un daño tan grande a Gondolin.

Por cierto, a lo largo de la obra de Tolkien, aquí también, claro está, podemos percibir algo que es síntoma del Mal propiamente dicho: es perseverante y no se cansa nunca ni de crear maldad ni de aplicarla en cuanto puede. Y es que se nos dice en el relato que Melkor tardó años (¡años!) en conseguir su objetivo pero que no dejó de pensar en que debía hacer (también le tenía mucho odio a Turgon porque, en realidad, era un pobre Valar el desafinador musical del principio…) todo lo posible para destruir la ciudad de la que, en principio, no había tenido noticias de su existencia y que, en cuanto las tuvo, tanto tiempo tardó en descubrir dónde estaba y que lo haría por efecto de una traición y no por la aplicación de su propia técnica maléfica y maligna.

El Mal. Sí, el Mal aquí se manifiesta en todo su poder y en toda su falta de templanza, en la máxima expresión de odio inabarcable porque no se puede abarcar. En resumen: lo odia todo lo que tiene relación con Turgon, con Gondolin, con los elfos y, en fin, con todo lo que se opone a su insano poder.

Hay algo, sin embargo, más que terrible en todo esto. Y nos referimos a que el ataque de Melkor no se hace, digamos, en un momento cualquiera sino cuando más daño se puede causar en/y a su enemigo. Y decimos esto porque empieza el mismo cuando en Gondolin se va a celebrar la llegada del verano y, al alba (como se había hecho durante muchos y más años) se entonaban antiguos cantos para dar la bienvenida a tan buena estación porque desde la medianoche de aquel (llamado Tarnin Austa) día no se escuchaba nada y luego, se prorrumpía en los mismos por tradición antigua. Pero, en aquella ocasión, cuando el sol se oculta, y todos esperan el silencio que augura la fiesta, una luz nueva sale al encuentro de la vida de aquellos dichosos seres: el fuego del Mal se abre camino y da comienzo la desgracia y la muerte empieza a teñir de sangre aquella tierra escondida.

¡Que podemos decir de la descripción que se hace las huestes de Gondolin! Cada una de ellas, las tropas del Rey, las de Meglin, las del linaje de la Golondrina y del Arco Celestial, las del Pilar y de la Torre de Nieve, las de la casa del Árbol, las de la Flor Dorada (cuyo jefe era, nada más y nada menos, que Glorfindel), las de la casa de la Fuente (cuyo señor era, nada más y nada menos, que Ecthelion), las del Arpa (cuyo jefe, por cierto, Salgant, era adulador de Meglin…) y, ya, por fin, las de la casa del Martillo Iracundo (formada por herreros y artesanos y, por tanto, adoradores, sobre todo, de Aulë el Herrero); cada una de ellas, decimos, descrita con tal lujo de detalles y tan maravillosamente descritas que aún se acaba temiendo más el final que van a tener las mismas a manos de la sangre y del odio.

Y, en medio de ellos, por así decirlo, Eärendel (que ya podríamos llamarlo medio elfo) que, luego, con el tiempo, se haría al mar con el Vingilot… hijo de Tuor y de Idril… y que muestra, poco después de todo aquello, su valentía con ser de tan tierna edad.

Bien podemos decir, ya por terminar, que Gondolin, tan sabia y pacientemente construida sobre Amon Gwareth, tuvo un final glorioso y que en los jardines que la adornaban y en las calles que la conformaban se dio un tributo de lucha como difícilmente se puede dar y donde tanto tuvieron que ver el honor, la dignidad y la fidelidad, unos valores más que apreciados por Tolkien. Y su nombre ha perdurado, desde entonces, en la memoria de toda buena criatura y ser libre creados por Ilúvatar o por quien Eru permitiera su creación.

Me quedo con Los Hijos de Húrin.

Hace mucho tiempo que leí por primera vez el Silmarillion y sin duda la historia que más me impactó fue la de Túrin Turambar.
Sin duda, cada una de las tres tiene su encanto, siendo Beren y Lúthien el del amor por encima de todas las cosas, el de Tolkien y su esposa Edith, pero la historia de los Hijos de Húrin es sobrecogedora por su tragedia. Fue eso lo que más me llegó al corazón entonces y lo sigue haciendo cuando la releo.

La historia de cómo Húrin contempla el triste devenir de sus hijos durante largos años sentado en una silla de piedra por Morgoth. Una historia de amistad, heroicidad, traición, celos, amor, muerte, desgracias, incesto y suicidio. Lo tiene todo y en gran cantidad. Me sigue conmoviendo la muerte de Beleg a manos de Túrin por error, y sobre todo el final. Ese final de pura desesperación; con la revelación de Glaurung a Níniel/Niënor y su carrera hacia las aguas; a Túrin quitándose la vida con el arma que también se llevó la de su amigo Beleg; y a Morwen y Húrin que finalmente se reencontraban en la tumba de sus hijos.

Una historia plagada de sentimientos, que la hace muy especial.

A pesar de que los 3 cuentos de la tierra media son hermosos, ya que cada uno cuenta con una trama distinta, yo escojo ´Beren y Lúthie´.
Mi mamá es fanática de los libros del profesor Tolkien y también de las trilogías elaboradas de Peter Jackson, así que desde que tengo memoria han estado presente estos libros en mi vida, Beren y Lúthie se ha vuelto uno de mis favoritos (aparte que uno de mis elfos favoritos es Thingol, ya que el llego a ser el único elfo en poder enamorar a una Maia).
Me encanta la forma en que Beren al escuchar cantar y ver a Luthien quedo enamorado, y la apodaba «Risueñor» ya que ante sus oídos la doncella elfa cantaba como tal, otra cosa que me impresiona y a la vez me gusta es que tanto era el amor que Beren le tenia a Luthien que acepto la misión que thingol le había encomendado aun el sabiendo que era imposible y en su caso Luthien al enterarse de la situación por la que estaba pasando Beren no dudo en montar a Huan e intentar liberar a Beren, como todos sabemos que apesar de haber llegado a las estancias de Morgoth y luthien con su canto dormir a todos, Beren fue atacado por el lobo, aunque le dio muerte y protegió el silmaril con todas sus fuerzas termino falleciendo, pero antes de morir le hizo una promesa a luthien de que la estaría esperando en «la estancia de los muertos».
Es una historia de amor que apesar de que ambos tuvieron momentos difíciles y pareciese que terminaría en tragedia (que por un momento lo fue) debido a luthien les dieron otra oportunidad de vivir y poder demostrarse su amor, Luthien es un personaje que me encanta ya que a ella no le importo ni dudo en perder su inmortalidad por estar con el amor de su vida.

Bueno, es difícil decidir entre tantas historias del universo creado por John Ronald Reuel Tolkien, es simplemente épico. En El Silmarillion hay tantos momentos memorables, la caída de Gondolin siempre ha sido mi favorito, pues es cuando Ecthelion de la Fuente muere en aquella proeza matando a Gothmog, el sirviente más poderoso de Melkor después de Sauron, y Glorfindel, que se enfrentó al otro Balrog que vigilaba Cirith Thoranath, quien, sin saberlo, salvo a Earendil «El bendito»quien sería la clave para la victoria sobre Morgoth, pero, en los hijos de hurin se aborda algo que pocas veces se ve en la obra de Tolkien: el sufrimiento de los inocentes. Los hijos de Hurin me encanta porque es un reflejo de lo que en ese momento Beleriand y sus habitantes pasaban, pocas veces se dejaba ver las consecuencias de la guerra contra Morgoth, y, en el libro, te habla más de lo que la gente pasaba. Un ejemplo, la hija pequeña de Hurin, Urwen, quien muere por una peste venida del norte. Esa parte me llena de tristeza, porque tambien su hija se llamaba Lalaith, que significa «Risa» y, desde la muerte de Lalaith la risa se apagó en aquel hogar. Es un de mis alegorías favoritas (pese a que Tolkien las detestaba) pues, es muy cierto que la risa se dejó de escuchar entre los miembros de la familia, maldecida por el Señor oscuro. Lo que siguió a ese doloroso momento fue el mismo Turín Turambar, un trágico personaje, quien solo conoció la desgracia, con victorias agridulces y amistades que el mismo daría muerte, literal, y metafóricamente. Todos esos sucesos han hecho que los hijos de Hurin, sean una de mis narraciones favoritas pues se siente tan real, por su crudeza y su tono melancólico de contar las desdichas de aquellos inocentes en ese caótico tiempo de guerra y pesares.

La caída de Gondolin: el carácter épico de este cuento no lo tienen ninguno de los otros 2… La defensa de la ciudad con uñas y dientes, la huida a través de las montañas, los episodios de sacrificio y traición me encantan

Bueno, en mi caso lo tengo muy claro: mi cuento preferido de los tres es la caída de Gondolin.
Me gusta porque trata la historia de uno de los últimos bastiones en caer, y sólo lo hace gracias a la traición; de otro modo hubiese sido imposible. También me gusta porque grandes proezas y heroicidades se dieron durante la batalla, algunas documentadas y quiero creer que las que no lo fueron, también sirvieron para la defensa de la ciudad. Otro punto que destaco es la profecía de Ulmo, y los oídos sordos que Turgon hace a ella… Hay que hacer caso a los Valar… Y por último, porque se da la Segunda de las Uniones entre Elfos y Hombres, una unión muy olvidada y subestimada, pero que a mí me gusta mucho porque Tuor sabe hacer suyos los valores de Gondolin a a la vez que consigue salvar a la gente para preservarlos.
Un saludo y gracias por la iniciativa!

Aunque la historia de Húrin es muy importante y la epopeya de Beren y Lúthien es totalmente increíble, una historia de amor, sacrificio y en un universo en el que son los hombres los que realizan las gestas, Lúthien es sin duda uno de los personajes más poderosos…

He de decir que, siempre me ha atraído más toda la historia de Gondolin, ya que cuando me leí de pequeña la Comunidad del Anillo me interesó el personaje de Glorfindel, por no aparecer en las películas. Cuando me puse a investigar sobre él me fascinó la historia de la Ciudad de Gondolin, su belleza, las doce casas, las siete puertas, el rey Turgon, Ecthelion… las consecuencias de la caída de la ciudad.. ¡Si es que me encanta todo lo que aprendo sobre ella!

«Beren y Lúthien» es el más hermoso y «La Caída de Góndolin» es el más épico, pero «Los Hijos de Húrin» es mi favorito por el simple hecho de que es el único relato que Tolkien pudo acabar, de manera que es la única historia de la Primera Edad con la que puedo disfrutar de la profundidad argumental y el desarrollo de personajes tal y como el autor quería. Los otros dos Cuentos editados por Christopher sirven para hacerse una buena idea de cómo deberían haber sido los relatos, pero «Los Hijos de Húrin» es el único que puedo leer de principio a fin.
Teniendo en cuenta el argumento, sigue siendo mi favorito, pues es el único de los tres Cuentos protagonizado únicamente por Hombres, así que me puedo identificar mucho más con los miembros de la familia de Húrin. Los otros relatos también tienen protagonistas humanos, pero solo tienen importancia en su relación con los elfos, y no tanto por lo que son capaces de hacer por ellos mismos.

Lo tengo muy claro. Es verdad que el primero que leí fué los Hijos de Hurin, antes de atreverme con el Silmarilion. Pero de pequeño y hasta ahora, la imagen de las 7 puertas de Gondolin no se me ha quitado nunca de la cabeza. Tanta belleza, tanta cultura, tanta esperanza en el último bastión de los Noldor. Pero como las grandes murallas de Ur, estas también fueron derrumbadas, y ese único valle descubierto por Ulmo, fue asolado por las fuerzas de Morgoth.
La primera vez que lo leí no me lo creía, el que parecía la última luz de esperanza de las razas libres, el lugar de más esplendor de la Beleriand, completamente destruido.

Si pudiese pedir un deseo, sería que Tolkien hubiera podido completar este gran cuento como lo vemos en los Cuentos Inconclusos.

Y de todas las intrigas, aventuras y tramas que vemos en la Caída de Gondolin, dignas de la mismisima Iliada, con todos los defensores de cada puerta, como olvidarme de Glorfindel!!! El mismo gran noble elfo que se sacrificó para salvar a los suyos y que más tarde volvió a la Tierra Media en la lucha contra Sauron y salvó a Frodo de los Nazgul. Todos conocemos a Galadriel y a Celeborn, pero Glorfindel es el nexo de unión que une los grandes Noldor de la Primera Edad con los de la Tercera.

Me resulta complicado responder a esa pregunta, debido a que cada una de esas historias tienen su encanto.
– Los hijos de Hurin tiene varias tramas dentro de la misma historia, donde salen muchos personajes, cada uno con su personalidad.
– Beren y Luthien es una oda al amor verdadero, sin ser una historia ñoña, al contario, hay bastante acción y logran cosas muy importantes.
– La caída de Gondolin muestra una de las ciudades más importantes, y todo su entramado defensivo. Y hay traiciones y grandes enfrentamientos.
Dicho lo cual, creo que voy a elegir la historia de La caída de Gondolin. Porque de las tres, es la que le veo una mayor coherencia entre lo que sucede, y el comportamiento y actuación de los personajes. Sin desmerecer ninguna, por supuesto.
Mi orden sería:
1º: La caída de Gondolin.
2º: Beren y Luthien.
3º: Los hijos de Húrin.
Aunque realmente disfruto, y mucho, leyendo todas las historias del Silmarillion.

Mi cuento favorito es la historia de Beren y Lúthien, porque (a parte de que Tolkien se inspiró en su esposa para hacer el personaje de Lúthien <3 ), me encantó que los dos se esforzaran para estar juntos, a pesar de que Beren era mortal y Lúthien una inmortal. Sobrevivieron a muchas aventuras y demostraron que su amor era más fuerte que el mal que se esparcía por el mundo.

“De los tres Grandes Cuentos de la Tierra Media (‘Los hijos de Húrin‘, ‘Beren y Lúthien‘ y ‘La caída de Gondolin’), ¿cuál es vuestro favorito y por qué?”

Desde que era un niño tan solo al ver una imagen de la Ciudad de Gondolin, me quede impresionado, esa arquitectura, la ubicación y el resplandor que emitia esas murallas blancas, años despues al leer el Silmarillon y dar me cuenta de donde estaba situada, como era protegida por las montañas, las 7 puertas y tus 7 estandartes, una ciudad impenetrable y hermosa y despue citiada y destruida por los ejercitos de Melkor, me es una historia excitante llena de aventura, acción y heroismo.

Deja un comentario