¿Queréis saber qué es lo que ocurrió el 7 de octubre en la Tierra Media creada por J.R.R. Tolkien? ¡Lo podéis descubrir a continuación!

Seguimos con la sección ‘Hoy en la Tierra Media’ con un día en el que un experto Montaraz examinó los restos de un arma maléfica y curó la herida de un hobbit poco antes de reanudar su camino, y en el que unos peligrosos siervos del Enemigo se reorganizaron. Insistimos en que todas estas fechas se corresponden con el Calendario de la Comarca o con otros calendarios de la Tierra Media (como el Cómputo del Rey o el Cómputo de los Senescales) y no con el calendario gregoriano (ver nota) y que todas ellas proceden de ‘El Hobbit‘, ‘El Señor de los Anillos‘ (incluidos los Apéndices), los ‘Cuentos inconclusos‘ y los Manuscritos Marquette de J.R.R. Tolkien, y también de libros de estudiosos tolkiendili como el ‘Atlas de la Tierra Media‘ de Karen Wynn Fonstad, ‘El Señor de los Anillos: Guía de lectura‘ de Wayne G. Hammond y Christina Scull, y ‘The History of The Hobbit‘ de John D. Rateliff.

Acontecimientos que acompañamos con pasajes de la obra de Tolkien y con ilustraciones y dibujos de diferentes artistas, aunque no siempre encontramos imágenes que representen fielmente lo descrito por el Profesor.

Esto fue lo que pasó en la Tierra Media el 7 de octubre, o el 7 de Crudo invierno.

 

Año 3018 de la Tercera Edad del Sol:

* Aragorn examina el puñal del Rey Brujo y la herida de Frodo.

* Aragorn recoge unas athelas cerca del Camino y lava la herida de Frodo.

* Aragorn y los hobbits dejan la Cima de los Vientos y reanudan el camino hacia Rivendel.

* Los Nazgûl se reorganizan y buscan al Portador del Anillo a lo largo del Camino hacia el Puente de Mitheithel.

 

(Pinchad en las imágenes para verlas a mayor resolución)

(Nazgûl herido por la invocación de Elberteh, según el artista estadounidense Aaron Miller)

“Frodo dormitaba, aunque el dolor que le causaba la herida no dejaba de aumentar, y un frío mortal se le extendía desde el hombro hasta el brazo y el costado. Los tres hobbits lo cuidaban, calentándolo y lavándole la herida. La noche pasó lenta y tediosa. El alba crecía en el cielo y una luz gris invadía la cañada, cuando Trancos volvió al fin.

—¡Mirad! —gritó, e inclinándose levantó del suelo una túnica negra que había quedado allí oculta en la oscuridad. Había un desgarrón en la tela, un poco por encima del borde inferior—. La marca de la espada de Frodo —dijo—. El único daño que le causó al enemigo, temo, pues es invulnerable, y las espadas que traspasan a ese rey terrible caen destruidas. Más mortal para él fue el nombre de Elbereth.”

(El Señor de los Anillos. La Comunidad del Anillo‘. Libro Primero, capítulo 12: Huida hacia el vado).

 

Aragorn examina el puñal del Rey Brujo, según Anke Katrin Eißmann

(Aragorn examina el puñal del Rey Brujo, según la artista alemana Anke Katrin Eißmann)

“Se agachó de nuevo y tomó un cuchillo largo y delgado. La hoja tenía un brillo frío. Cuando Trancos lo levantó vieron que el borde del extremo estaba mellado, y la punta rota. Pero mientras aún lo sostenía a la luz creciente, observaron asombrados que la hoja parecía fundirse y que se desvanecía en el aire como una humareda, no dejando más que la empuñadura en la mano de Trancos. —¡Ay! —gritó—. Fue este maldito puñal el que ha infligido la herida. Pocos tienen ahora el poder de curar el daño causado por armas tan maléficas. Pero haré todo lo que esté a mi alcance.

Se sentó en el suelo, y tomando la empuñadura del arma se la puso en las rodillas y le cantó una lenta canción en una lengua extraña. En seguida, poniéndola a un lado, se volvió a Frodo y pronunció en voz baja unas palabras que los otros no llegaron a entender.”

(El Señor de los Anillos. La Comunidad del Anillo‘. Libro Primero, capítulo 12: Huida hacia el vado).

 

(Aragorn con las athelas en la Cima de los Vientos, según Barbara Sliwinska)

“—Estas hojas —dijo—, caminé mucho para encontrarlas, pues la planta no crece en las lomas desnudas, sino entre los matorrales de allá lejos al sur del Camino; las encontré en la oscuridad por el olor. —Estrujó entre los dedos una hoja, que difundió una fragancia dulce y fuerte.— Fue una suerte que la haya encontrado, pues es una planta medicinal que los Hombres del Oeste trajeron a la Tierra Media. Athelas la llamaron, y ahora sólo crece en los sitios donde ellos acamparon o vivieron hace tiempo; y no se la conoce en el norte excepto por aquellos que frecuentan las tierras salvajes. Tiene grandes virtudes curativas, pero en una herida semejante quizá sean insuficientes.

Trancos echó las hojas en el agua hirviente y le lavó el hombro a Frodo. El aroma del vapor era refrescante, y los otros tres hobbits sintieron que les calmaba y aclaraba las mentes. La hierba actuaba además sobre la herida, pues Frodo notó que le disminuía el dolor, y también aquella sensación de frío que tenía en el costado; pero el brazo continuaba como sin vida, y no podía alzar la mano o mover los dedos. Lamentaba amargamente su propia necedad, y se reprochaba no haberse mostrado más firme pues comprendía ahora que al ponerse el Anillo no había obedecido a sus propios deseos sino a las órdenes imperiosas de los enemigos. Se preguntaba si no quedaría lisiado para siempre, y cómo se las arreglarían para proseguir el viaje. Se sentía tan débil que ni siquiera podía ponerse de pie.”

(El Señor de los Anillos. La Comunidad del Anillo‘. Libro Primero, capítulo 12: Huida hacia el vado).

 

(Trancos y los Hobbits dejan la Cima de los Vientos, según el artista noruego Raymond E. Gaustadnes)

“Tan pronto como se hizo de día se prepararon una comida frugal y empacaron. Como Frodo no podía caminar, dividieron la mayor parte del equipaje entre los cuatro y montaron a Frodo en el poney. En los últimos pocos días la pobre bestia había mejorado de modo notable; ya parecía más gorda y fuerte, y había comenzado a mostrar afecto a sus nuevos dueños, sobre todo a Sam. El trato que había recibido de Bill Helechal tenía que haber sido muy duro para que un viaje por tierras salvajes le pareciera mucho mejor que la vida anterior.

Partieron en dirección sur. Esto significaba cruzar el Camino, pero era el modo más rápido de llegar a regiones más arboladas. Y necesitaban combustible, pues Trancos decía que Frodo tenía que estar abrigado, especialmente por la noche, y además el fuego serviría para protegerlos a todos. Planeaban también abreviar el trayecto cortando a través de otra gran vuelta del Camino; al este, más allá de la Cima de los Vientos, la ruta cambiaba de curso describiendo una amplia curva hacia el norte.”

(El Señor de los Anillos. La Comunidad del Anillo‘. Libro Primero, capítulo 12: Huida hacia el vado).

 

Nazgûl, según Jon Hodgson

(Nazgûl, según el artista británico Jon Hodgson)

“[El Rey Brujo] Se alzó y gritó a sus compañeros para convocarlos [los otros cuatro] para que se reunieran con él. Entonces acude a vigilar el Camino al Puente de Mitheithel sabedor de que es casi imposible cruzar el Aguada Gris en el tramo que transcurre entre el Puente y Tharbad. (Mientras [los cuatro Jinetes que perseguían a Gandalf] están al norte en la parte superior del río). Los Nazgûl buscan en vano al Portador porque Aragorn conduce a Frodo hacia las tierras intransitables al sur del Camino.”

(Manuscritos Marquette 4/2/36 (La Búsqueda del Anillo), publicado en ‘El Señor de los Anillos: Guía de lectura‘, página 302).

 

(*) Nota importante: Aunque el Calendario de la Comarca no coincide con el calendario Gregoriano (hay una diferencia de 10 u 11 días entre uno y otro dependiendo del día en el que se celebre el solsticio de verano), hemos decidido publicar los acontecimientos según su fecha original y no adaptar las fechas a nuestro calendario (de hacerlo, el 25 de marzo del Calendario de la Comarca sería nuestro 14 ó 15 de marzo). Nos parece lo más lógico no solo para evitar confusiones sino para mantener la coherencia con el hecho de celebrar el Día Internacional de Leer a Tolkien el 25 de marzo (fecha en la que se derrotó a Sauron) y el Día Hobbit el 22 de septiembre (fecha de los cumpleaños de Bilbo y Frodo).

Esta noticia fue publicada en Mundo Tolkien y etiquetada con , , , , , . Anota el permalink.

Deja un comentario