¿Qué sucedió en la Tierra Media creada por J.R.R. Tolkien el 25 de diciembre? ¡Lo podéis leer a continuación!

Seguimos con la sección ‘Hoy en la Tierra Media’ con una jornada muy significativa en la que un Hobbit recibió dos regalos muy especiales de su tío y en la que una Compañía inició un importante viaje que habría de jugar un papel decisivo en los acontecimientos que condujeron al final de la Tercera Edad. Insistimos una vez más en que todos los días de esta sección se corresponden con el Calendario de la Comarca o con el Cómputo del Rey (ver nota), y que todos ellos proceden de El Hobbit, El Señor de los Anillos (y sus Apéndices), los Cuentos Inconclusos y el Atlas de la Tierra Media de Karen Wynn Fonstad.

Unos eventos que nos gusta acompañar con citas de los libros del Profesor e ilustraciones de distintos artistas.

No nos entretenemos más, y esto fue lo que pasó en la Tierra Media el 25 de diciembre.
 

Año 3018 de la Tercera Edad del Sol:

* Bilbo le entrega la cota de malla de mithril y Dardo a Frodo.

* La Compañía del Anillo abandona Rivendel al anochecer.

 

(Pinchad en las imágenes para verla a mayor resolución)

(Frodo en Rivendel con Dardo y la cota de malla, según el artista argentino Sebastian Giacobino)

“—Esta es Dardo —dijo y sin mucho esfuerzo la hundió profundamente en una viga de madera—. Tómala, si quieres. No la necesitaré más, espero.

Frodo la aceptó agradecido.

—Y aquí hay otra cosa —dijo Bilbo.

Y sacó un paquete que parecía bastante pesado para su tamaño. Desenvolvió viejas telas y sacó a la luz una pequeña cota de malla de anillos entrelazados, flexible casi como un lienzo, fría como el hielo, y más dura que el acero. Brillaba como plata a la luz de la luna y estaba tachonada de gemas blancas y tenía un cinturón de cristal y perlas.

—¡Es hermosa!, ¿no es cierto? —dijo Bilbo moviéndola a la luz—. Y útil además. Es la cota de malla de Enano que me dio Thorin. La recuperé en Cavada Grande, antes de salir. Llevo siempre conmigo todos los recuerdos del Viaje excepto el Anillo. Pero nunca esperé usarla y ahora no la necesito sino para mirarla algunas veces. Apenas sientes el peso cuando la llevas.”

(El Señor de los Anillos: La Comunidad del Anillo. Libro Segundo, capítulo 3: El Anillo va hacia el Sur).

 

(La Compañía del Anillo deja Rivendel, según el artista canadiense Ted Nasmith)

He aquí mis últimas palabras dijo en voz baja. El Portador del Anillo parte ahora en busca del Monte del Destino. Toda responsabilidad recae sobre él: no librarse del Anillo, no entregárselo a ningún siervo de Sauron y en verdad no dejar que nadie lo toque, excepto los miembros del Concilio o la Compañía y esto en caso de extrema necesidad. Los otros van con él como acompañantes voluntarios, para ayudarlo en esa tarea. Podéis detenemos, o volver, o tomar algún otro camino, según las circunstancias. Cuanto más lejos lleguéis, menos fácil será retroceder, pero ningún lazo ni juramento os obliga a ir más allá de vuestros propios corazones, y no podéis prever lo que cada uno encontrará en el camino.

Desleal es aquel que se despide cuando el camino se oscurece dijo Gimli.

Quizá dijo Elrond, pero no jure que caminará en las tinieblas quien no ha visto la caída de la noche.

Sin embargo, un juramento puede dar fuerzas a un corazón desfalleciente.

O destruirlo dijo Elrond. ¡No miréis demasiado adelante! ¡Pero partid con buen ánimo! Adiós y que las bendiciones de los Elfos y los Hombres y toda la gente libre vayan con vosotros. ¡Que las estrellas os iluminen!

Buena… ¡buena suerte! gritó Bilbo tartamudeando de frío. No creo que puedas llevar un diario, Frodo, compañero, pero esperaré a que me lo cuentes todo cuando vuelvas. ¡Y no tardes demasiado! ¡Adiós!

Muchos otros de la Casa de Elrond los miraban desde las sombras y les decían adiós en voz baja. No había risas ni canto ni música. Al fin la Compañía se volvió, desapareciendo en la oscuridad.”

(El Señor de los Anillos: La Comunidad del Anillo. Libro Segundo, capítulo 3: El Anillo va hacia el Sur).

 

(*) Nota importante: Aunque el Calendario de la Comarca no coincide con el calendario Gregoriano (hay una diferencia de 10 u 11 días entre uno y otro dependiendo del día en el que se celebre el solsticio de verano), hemos decidido publicar los acontecimientos según su fecha original y no adaptar las fechas a nuestro calendario (de hacerlo, el 25 de Marzo del Calendario de la Comarca sería nuestro 14 ó 15 de Marzo). Nos parece lo más lógico no solo para evitar confusiones sino para mantener la coherencia con el hecho de celebrar el Día Internacional de Leer a Tolkien el 25 de Marzo (fecha en la que se derrotó a Sauron) y el Día Hobbit el 22 de Septiembre (fecha de los cumpleaños de Bilbo y Frodo).

Esta noticia fue publicada en Mundo Tolkien y etiquetada con , , , , , , . Anota el permalink.

Deja un comentario