¿Queréis saber qué sucedió el 18 de febrero en la Tierra Media creada por J.R.R. Tolkien? ¡Lo podéis leer y revivirlo aquí!

Continuamos con la sección ‘Hoy en la Tierra Media’ con una jornada en la que los miembros de una compañía llegaron a unas tierras desoladas y en el que una vil criatura comenzó a seguirles. Aclaramos que ésta y el resto de las fechas de esta sección se corresponden con el Calendario de la Comarca o con otros calendarios de la Tierra Media (como el Cómputo del Rey o el Cómputo de los Senescales) y no con el calendario gregoriano (ver nota), y que todas ellas proceden de libros y textos de J.R.R. Tolkien como ‘El Hobbit‘, ‘El Señor de los Anillos‘ (incluidos los Apéndices), los ‘Cuentos inconclusos‘ y los Manuscritos Marquette, y de otros libros de estudiosos tolkiendili como el ‘Atlas de la Tierra Media‘ de Karen Wynn Fonstad, ‘El Señor de los Anillos. Guía de lectura‘ de Wayne G. Hammond y Christina Scull, y ‘The History of The Hobbit‘ de John D. Rateliff.

Eventos que acompañamos con citas de la obra de Tolkien y con dibujos e ilustraciones de diferentes artistas, aunque no siempre encontramos imágenes que representen fielmente lo descrito por el Profesor.

Esto fue lo que sucedió en la Tierra Media el 18 de febrero, o el 18 de Solmath según el Calendario de la Comarca.

 

Año 3019 de la Tercera Edad del Sol:

* La Compañía del Anillo llega a las Tierras Pardas. Una bandada de cisnes negros pasa sobre ellos.

* Gollum sigue a la Compañía en un tronco.

 

(Pinchad en las imágenes para verlas a mayor resolución)

(Ribera del Anduin, según el artista francés David Demaret)

“Habían llegado a las Tierras Pardas, una región vasta y abandonada que se extiende entre el Bosque Negro del Sur y las colinas de Emyn Muil. Ni siquiera Aragorn sabía qué pestilencia, qué guerra o qué mala acción del Enemigo había devastado de ese modo toda la región.

Hacia el oeste y a la derecha el terreno era también sin árboles, pero llano, y verde en muchos sitios con amplios prados de hierba. De este lado del Río crecían florestas de juncos, tan altos que ocultaban todo el oeste, y los botes pasaban rozando aquellas márgenes oscilantes. Los plumajes sombríos y resecos se inclinaban y alzaban con un susurro blando y triste en el leve aire fresco. De cuando en cuando Frodo alcanzaba a ver brevemente entre los juncos unos terrenos ondulados, y mucho más allá unas colinas envueltas en la luz del crepúsculo, y sobre el horizonte una línea oscura apenas visible: las estribaciones meridionales de las Montañas Nubladas.

No habían encontrado hasta entonces ninguna criatura, excepto pájaros. Los pequeños volátiles silbaban y piaban entre los juncos, pero se los veía muy raramente. Una o dos veces los viajeros oyeron el movimiento rápido y el sonido quejoso de unas alas de cisnes, y alzando los ojos vieron una bandada que atravesaba el cielo.

—¡Cisnes! —dijo Sam—. ¡Y muy grandes!

—Sí —dijo Aragorn—, cisnes negros.

—¡Qué inmenso y desierto y lúgubre me parece todo este país! —dijo Frodo—. Siempre creí que yendo hacia el sur uno encontraba regiones cada vez más cálidas y alegres, hasta que ya no había invierno.”

(‘El Señor de los Anillos. La Comunidad del Anillo‘. Libro Segundo, capítulo 9: El Río Grande).

 

(Gollum, según el artista estadounidense David T. Wenzel)

—¡Ah! —dijo Aragorn—. ¿Así que conoces a nuestro pequeño salteador de caminos? Vino detrás de nosotros mientras cruzábamos Moria y bajó hasta Nimrodel. Desde que tomamos los botes nos sigue tendido de bruces sobre un leño y remando con pies y manos. Traté de atraparlo una o dos veces de noche, pero es más astuto que un zorro, y resbaladizo como un pez. Yo esperaba que el viaje por el Río acabaría con él, pero es una criatura acostumbrada al agua y demasiado hábil.

(‘El Señor de los Anillos. La Comunidad del Anillo‘. Libro Segundo, capítulo 9: El Río Grande).

 

(*) Nota importante: Aunque el Calendario de la Comarca no coincide con el calendario Gregoriano (hay una diferencia de 10 u 11 días entre uno y otro dependiendo del día en el que se celebre el solsticio de verano), hemos decidido publicar los acontecimientos según su fecha original y no adaptar las fechas a nuestro calendario (de hacerlo, el 25 de marzo del Calendario de la Comarca sería nuestro 14 ó 15 de marzo). Nos parece lo más lógico no solo para evitar confusiones sino para mantener la coherencia con el hecho de celebrar el Día Internacional de Leer a Tolkien el 25 de marzo (fecha en la que se derrotó a Sauron) y el Día Hobbit el 22 de septiembre (fecha de los cumpleaños de Bilbo y Frodo).

Esta noticia fue publicada en Mundo Tolkien y etiquetada con , , , , , . Anota el permalink.

Deja un comentario