¿Queréis saber qué es lo que sucedió el 1 de mayo en la Tierra Media creada por J.R.R. Tolkien? ¡Lo podéis leer y rememorar a continuación!

Seguimos con nuestra sección ‘Hoy en la Tierra Media’ con una jornada en la que dos viajeros regresaron al Último Hogar, en la que un mago se reunió con un intrépido Montaraz, en la que un ejército regresó a la ciudad de las siete murallas donde un Rey fue coronado, en la que una comitiva élfica inició su viaje, y en la que se celebró una boda en la Comarca. Os recordamos que todas estas fechas se corresponden con el Calendario de la Comarca o con otros calendarios de la Tierra Media (como el Cómputo del Rey o el Cómputo de los Senescales) y no con el calendario gregoriano (ver nota), y que todas ellas proceden de distintos libros y textos como ‘El Hobbit‘, ‘El Señor de los Anillos‘ (incluidos los Apéndices), los ‘Cuentos inconclusos‘ o los Manuscritos Marquette de J.R.R. Tolkien, y de otros libros de estudiosos tolkiendili como el ‘Atlas de la Tierra Media‘ de Karen Wynn Fonstad, ‘El Señor de los Anillos: Guía de lectura‘ de Wayne G. Hammond y Christina Scull, y ‘The History of The Hobbit‘ de John D. Rateliff.

Acontecimientos que nos gusta acompañar con citas de los libros de Tolkien y con ilustraciones y dibujos de diversos artistas, aunque no siempre podemos encontrar imágenes de los momentos que mencionamos o que reflejen fielmente las descripciones del Profesor.

Esto fue lo que ocurrió en la Tierra Media el 1 de mayo, o el 1 de Thrimidge según el Calendario de la Comarca.
 

Año 2942 de la Tercera Edad del Sol:

* Gandalf y Bilbo llegan a Rivendel.

 

(Pinchad en las imágenes para verlas a mayor resolución)

(Bilbo y Gandalf llegan a Rivendel, según el artista estadounidense Wes Talbott)

“Era el primer día de mayo cuando los dos regresaron por fin al borde del valle de Rivendel, donde se alzaba la Ultima (o la Primera) Morada. De nuevo caía la tarde, los ponis se estaban cansando, en especial el que transportaba los bultos, y todos necesitaban algún reposo. Mientras descendían el empinado sendero, Bilbo oyó a los elfos que cantaban todavía entre los árboles, como si no hubiesen callado desde que él estuviera allí hacía tiempo, y tan pronto como los jinetes bajaron a los claros inferiores del bosque, las voces entonaron una canción muy parecida a la de aquel entonces. Era algo así:

¡El dragón se ha marchitado,

le han destrozado los huesos,

y le han roto la armadura,

hasta el brillo le han humillado!”

(‘El Hobbit‘, capítulo 19: La última jornada).

 

Año 3018 de la Tercera Edad del Sol:

* Gandalf y Aragorn se encuentran en el Vado de Sarn. Gandalf le cuenta a Aragorn el plan de Frodo de dejar la Comarca.

 

(Aragorn, según el artista rumano Cristi Balanescu)

“—¿Cuándo viste a Gandalf por última vez? —preguntó Frodo—. ¿Sabes dónde está o qué hace ahora?

Trancos mostró un aire grave.

—No lo sé —dijo—. Vine al oeste con él en la primavera. He vigilado a menudo las fronteras de la Comarca en los últimos años, cuando él andaba ocupado en alguna otra parte. Pocas veces las descuidaba. Nos encontramos por última vez el primero de mayo, en el Vado de Sarn, en el curso inferior del Brandivino. Me dijo que los asuntos contigo habían ido bien, y que partirías para Rivendel en la última semana de septiembre. Sabiendo que él estaba a tu lado, me fui de viaje a atender mis propios asuntos.”

(‘El Señor de los Anillos. La Comunidad del Anillo‘. Libro Primero, capítulo 10: Trancos).

 

Año 3019 de la Tercera Edad del Sol:

* El ejército de los Capitanes del Oeste llega a Minas Tirith.

* Coronación del Rey Elessar. Aragorn pide a Faramir que continúe como Senescal de Gondor.

* La comitiva de Elrond y Arwen parte de Rivendel.

 

(A las puertas de Minas Tirith, según el artista checo Matěj Čadil)

“Los Capitanes del Oeste condujeron entonces el ejército hacia la Ciudad, y la gente los veía pasar, fila tras fila, como plata rutilante a la luz del amanecer. Y llegaron así al Atrio, y allí, a unas doscientas yardas de la muralla, se detuvieron. Todavía no habían vuelto a colocar las puertas, pero una barrera atravesada cerraba la entrada a la Ciudad, custodiada por hombres de armas engalanados con las libreas de color plata y negro, las largas espadas desenvainadas. Delante de aquella barrera aguardaban Faramir el Senescal, y Húrin el Guardián de las Llaves, y otros capitanes de Gondor, y la Dama Éowyn de Rohan con Elfhelm el Mariscal y numerosos caballeros de la Marca; y a ambos lados de la Puerta se había congregado una gran multitud ataviada con ropajes multicolores y adornada con guirnaldas de flores.

Ante las murallas de Minas Tirith quedaba pues un ancho espacio abierto, flanqueado en todos los costados por los caballeros y los soldados de Gondor y de Rohan, y por la gente de la Ciudad y de todos los confines del país. Hubo un silencio en la multitud cuando de entre las huestes se adelantaron los Dúnedain, de gris y plata; y al frente de ellos avanzó lentamente el Señor Aragorn. Vestía cota de malla negra, cinturón de plata y un largo manto blanquísimo sujeto al cuello por una gema verde que centelleaba desde lejos; pero llevaba la cabeza descubierta, salvo una estrella en la frente sujeta por una fina banda de plata. Con él estaban Éomer de Rohan, y el Príncipe Imrahil, y Gandalf, todo vestido de blanco, y cuatro figuras pequeñas que a muchos dejaron mudos de asombro.”

(‘El Señor de los Anillos. El retorno del Rey‘. Libro Sexto, capítulo 5: El Senescal y el Rey).

 

(Faramir ante Aragorn, según la artista estadounidense Rowena Morrill)

“Al encontrarse con Aragorn en el centro del círculo, Faramir se arrodilló ante él y dijo: —El último Senescal de Gondor solicita licencia para renunciar a su mandato. —Y le tendió una vara blanca; pero Aragorn tomó la vara y se la devolvió, diciendo: —Tu mandato no ha terminado, y tuyo será y de tus herederos mientras mi estirpe no se haya extinguido. ¡Cumple ahora tus obligaciones!

Entonces Faramir se levantó y habló con voz clara: —¡Hombres de Gondor, escuchad ahora al Senescal del Reino! He aquí que alguien ha venido por fin a reivindicar derechos de realeza. Ved aquí a Aragorn hijo de Arathorn, jefe de los Dúnedain de Arnor, Capitán del Ejército del Oeste, portador de la Estrella del Norte, el que empuña la Espada que fue Forjada de Nuevo, aquél cuyas manos traen la curación, Piedra de Elfo, Elessar de la estirpe de Valandil, hijo de Isildur, hijo de Elendil de Númenor. ¿Lo queréis por Rey y deseáis que entre en la Ciudad y habite entre vosotros?

Y el Ejército todo y el pueblo entero gritaron sí con una sola voz.”

(‘El Señor de los Anillos. El retorno del Rey‘. Libro Sexto, capítulo 5: El Senescal y el Rey).

 

(Eärnur deja la corona de Gondor en los Recintos Sagrados, según un artista español conocido como Oznerol)

“—Hombres de Gondor, los sabios versados en las tradiciones dicen que la costumbre de antaño era que el Rey recibiese la corona de manos de su padre, antes que él muriera; y si esto no era posible, él mismo iba a buscarla a la tumba del padre; no obstante, puesto que en este caso el ceremonial ha de ser diferente, e invocando mi autoridad de Senescal, he traído hoy aquí de Rath Dínen la corona de Eärnur, el último Rey, que vivió en la época de nuestros antepasados remotos.

Entonces los guardias se adelantaron, y Faramir abrió el cofre, y levantó una corona antigua. Tenía la forma de los yelmos de los Guardias de la Ciudadela, pero era más espléndida y enteramente blanca, y las alas laterales de perlas y de plata imitaban las alas de un ave marina, pues aquél era el emblema de los Reyes venidos de los Mares; y tenía engarzadas siete gemas de diamante, y alta en el centro brillaba una sola gema cuya luz se alzaba como una llama.

Aragorn tomó la corona en sus manos, y levantándola en alto, dijo:

—Et Eärello Endorenna utúlien. Sinome maruvan ar Hildinyar tenn’Ambar-metta!”

(‘El Señor de los Anillos. El retorno del Rey‘. Libro Sexto, capítulo 5: El Senescal y el Rey).

 

(Coronación de Aragorn, según la artista sueca Inger Edelfelt)

“Entonces, ante el asombro de casi todos, en lugar de ponerse la corona en la cabeza, Aragorn se la devolvió a Faramir, diciendo: —Gracias a los esfuerzos y al valor de muchos entraré ahora en posesión de mi heredad. En prueba de gratitud quisiera que fuese el Portador del Anillo quien me trajera la corona, y Mithrandir quien me la pusiera, si lo desea: porque él ha sido el alma de todo cuanto hemos realizado, y esta victoria es en verdad su victoria.

Entonces Frodo se adelantó y tomó la corona de manos de Faramir y se la llevó a Gandalf; y Aragorn se arrodilló en el suelo y Gandalf le puso en la cabeza la Corona Blanca, y dijo: —¡En este instante se inician los días del Rey, y ojalá sean venturosos mientras perduren los tronos de los Valar!”

(‘El Señor de los Anillos. El retorno del Rey‘. Libro Sexto, capítulo 5: El Senescal y el Rey).

 

(Elrond y Arwen en Rivendel, según el artista canadiense Abe Papakhian)

“Elrond y Arwen parten de Rivendel.” (Desgraciadamente el Profesor no dio más detalles de este suceso).

(Apéndices de ‘El Señor de los Anillos‘. Apéndice B: La Cuenta de los Años – La Tercera Edad: Los Grandes Años).

 

Año 3020 de la Tercera Edad del Sol:

* Boda de Sam y Rosa Coto.

 

(Boda de Sam y Rosita Coto, según la artista canadiense Liliane Grenier)

“—Es Rosita, Rosita Coto —dijo Sam—. Parece que no le gustó nada que yo me hiera de viaje, a la pobrecita; pero como yo no había hablado, no podía decir nada. Y no le hablaba, porque tenía algo que hacer, antes. Pero ahora he hablado, y me dice: «¡Y bueno, ya has perdido un año! ¿Para qué esperar más?» «¿Perdido?» —le digo—. “Yo no lo llamaría así.» Pero entiendo lo que ella quiere decir. Me siento como quien dice partido en dos.

—Comprendo —dijo Frodo—: ¿Quieres casarte, pero también quieres vivir conmigo en Bolsón Cerrado? Mi querido Sam, ¡nada más sencillo! Cásate lo más pronto posible, y ven a instalarte aquí con Rosita. Hay espacio suficiente en Bolsón Cerrado para la familia más numerosa que puedas desear.

Y así todo quedó arreglado. Sam Gamyi se casó con Rosa Coto en la primavera de 1420 (año famoso también por el gran número de matrimonios), y fueron a vivir a Bolsón Cerrado. Y si Sam se creía favorecido por la suerte, Frodo sabía que él lo era todavía más: no había en la Comarca un hobbit que fuera cuidado con tanto celo y amor como él.”

(‘El Señor de los Anillos. El retorno del Rey‘. Libro Sexto, capítulo 9: Los Puertos Grises).

 

(*) Nota importante: Aunque el Calendario de la Comarca no coincide con el calendario Gregoriano (hay una diferencia de 10 u 11 días entre uno y otro dependiendo del día en el que se celebre el solsticio de verano), hemos decidido publicar los acontecimientos según su fecha original y no adaptar las fechas a nuestro calendario (de hacerlo, el 25 de marzo del Calendario de la Comarca sería nuestro 14 ó 15 de marzo). Nos parece lo más lógico no solo para evitar confusiones sino para mantener la coherencia con el hecho de celebrar el Día Internacional de Leer a Tolkien el 25 de marzo (fecha en la que se derrotó a Sauron) y el Día Hobbit el 22 de septiembre (fecha de los cumpleaños de Bilbo y Frodo).

Esta noticia fue publicada en Mundo Tolkien y etiquetada con , , , , , , , , . Anota el permalink.

Deja un comentario