Clamavi De Profundis ha realizado dos versiones de la ‘Canción de Durin‘, uno de los poemas de J.R.R. Tolkien que aparecen en ‘El Señor de los Anillos‘.

Hace un par de años el grupo Clamavi De Profundis se hizo muy popular entre los tolkiendili gracias a su versión de la canción ‘Far Over the Misty Mountains Cold, una versión con el texto íntegro de la canción escrita por J.R.R. Tolkien con la melodía compuesta para ‘Un viaje inesperado‘. Unos meses después el grupo publicó lo que llamaron una segunda parte de dicha canción, aunque en realidad se trataba de tres canciones diferentes: dos de ellas aparecían en ‘El Hobbit‘ y una en ‘El Señor de los Anillos‘. En su momento nos pusimos en contacto con ellos, y ambas las podéis ver subtituladas en español.

Después de esos dos grandes éxitos, Clamavi de Profundis ha regresado a la obra de Tolkien y hace un par de meses publicaron en su canal de YouTube una versión de la ‘Canción de Durin‘, la canción que entona Gimli mientras la Compañía se encuentra en Moria para recordar la gloria y esplendor de Khazad-dûm. De hecho han hecho dos versiones distintas: una versión instrumental y una versión a cappella.

(Pinchad en la imagen para verla a mayor resolución)

Durin contempla el Kheled zâram, según Niken Anindita

(Durin contempla el Kheled zâram, según la artista indonesia Niken Anindita)

Aunque en esta ocasión la versión que han realizado no incluye el texto completo de Tolkien. Hemos escrito a Clamavi De Profundis para ver si podían incluir subtítulos en español y para preguntarles si planean realizar una version de la canción completa, aunque de momento no hemos recibido respuesta. De momento podéis escuchar las dos versiones de la ‘Canción de Durin‘ en su canal de YouTube.

Os recordamos que el año pasado Eurielle también hizo una versión de la ‘Canción de Durin‘, canción que también recitó de forma íntegra el gran Pepe Mediavilla.

Ésta es la traducción al español de las versiones de la ‘Canción de Durin‘ realizadas por Clamavi De Profundis:

“El mundo era joven y las montañas verdes,

y aún no se veían manchas en la Luna,

y los ríos y piedras no tenían nombre,

cuando Durin despertó y echó a caminar.

Nombró las colinas y los valles sin nombre;

bebió de fuentes ignoradas;

se inclinó y se miró en el Lago Espejo,

y vio aparecer una corona de estrellas

como joyas engarzadas en un hilo de plata,

sobre la sombra de su cabeza.

El mundo es gris ahora y vieja la montaña;

el fuego de la forja es sólo unas cenizas;

el arpa ya no suena, el martillo no cae;

la sombra habita en las salas de Durin,

y la oscuridad ha cubierto su tumba

en Moria, en Khazad-dûm.

Pero todavía aparecen las estrellas ahogadas

en la oscuridad y el silencio del Lago Espejo,

en el agua profunda su corona descansa,

hasta que Durin despierte de nuevo.”

Esta noticia fue publicada en Mundo Tolkien y etiquetada con , , , , . Anota el permalink.

Deja un comentario